Materiales, Equipo y Soluciones Especiales

Indicadores y Papeles Reactivos

Papel indicador universal. Disuelva 10 mg de fenolftaleína, 20 mg de rojo de metilo, 40 mg de azul de bromotimol y 50 mg de azul timol en 88 ml de metanol. Añada lentamente unas gotas de solución de hidróxido de sodio hasta que la solución quede anaranjada rojiza, entonces sumerja el papel filtro en esta solución. Una vez empapado, sáquelo, escúrralo y déjelo secar. Finalmente córtelo en tiras.

Vires a PH=2 color rojo

PH=4 anaranjado

PH=6 amarillo

PH=8 verde

PH=10 azul

Papel rojo congo. Disuelva 50 mg de rojo congo en 50 ml de agua, añadiendo unas gotas de hidróxido de amonio. Sumerja papel filtro en esta solución, luego seque el papel en una atmósfera sin vapores. Los ácidos minerales lo colorean de azul y los ácidos orgánicos fuertes de violeta. Vire de PH = 3 5

Papel almidón-yoduro. Mezcle cuidadosamente 0.1 gr de almidón puro con 1.0 ml de agua fría, luego vierta lentamente y agitando esta mezcla en 20 ml de agua caliente. Hierva la mezcla durante unos minutos, enfríela rápidamente. Después añada 20 mg de Yoduro de Potasio y 10 mg de Yoduro de Cadmio. Cuándo todo se disuelva, sumerja el papel filtro, una vez bien empapado séquelo en una atmósfera libre de vapores. La solución es inestable, por lo que se debe preparar poco antes de emplearse.

Úsese como indicador de ácido nitroso, halógenos y otros agentes oxidantes. Trazas de una gota o vapores de oxidante lo ponen azul-violeta y un exceso de color café.

Papel acetato de plomo. Sumerja un papel filtro en una solución de 50 mg de acetato de plomo ( o nitrato) en 10 ml de agua. Seque el papel en una atmósfera libre de ácido sulfhídrico. Este papel con el ácido sulfídrico da una coloración café.

Cementos y Adhesivos para Laboratorio

Litargirio-glicerina. Añada litargirio a una mezcla de 6 partes de glicerina y una a tres partes de agua, hasta que la mezcla adquiera la consistencia deseada y colóquese con cuidado sobre el material que desea pegar. La adición de óxido de hierro o arena finamente molida retarda el tiempo de fraguado y disminuye la aparición de zonas quebradizas. Este cemento es moderadamente resistente a los ácidos.

Cemento de Dekhotinsky. Funda una mezcla de 70 partes de goma laca anaranjada con 30 partes de brea de pino (colofonia), el material fundido se puede verter en moldes apropiados para tenerlo en barritas.

Cemento de Jackson.- Disuelva 3 partes de hule crudo en una mezcla fundida de 1 parte de asfalto y 6 partes de brea (colofonia). Mantenga la mezcla fundida durante 2-3 horas. Déjela enfriar, añádale una parte de aguarrás y moldee la mezcla en barritas.

Pegamento de almidón.- Mezcle taza de harina y onza de alumbre. Añada agua hasta formar una pasta delgada (dos tazas), hierva la mezcla 5 minutos. Añádale 4 gotas de aceite esencial de clavos para comer o medio gramo de fenol.

Solución de Bredemann para aflojar uniones de vidrio. Mezcle 10 partes de hidrato de cloral, 5 partes de agua, 5 partes de glicerina, 3 partes de ácido clorhídrico al 25%.

La pieza que se desea aflojar se sumerge o se cubre con esta mezcla, se deja varias horas o días hasta que se afloje. El líquido puede volverse a emplear.

Agitador magnético. En el centro de la flecha de un motor de fonógrafo antiguo (115 voltios, 60 ciclos) u otro motorcito sincrónico, se coloca una barra imantada. El motor y la barra se encierran dentro de una caja de aluminio. Los agitadores se improvisan encerrando trozos de alnico dentro de un tubo Pirex o encerrándolos en un trozo de tubo de teflón y cerrándolo con unas pinzas calentadas a 500 C.

Anillos para sostener recipientes de fondo esférico. Se improvisan cortando una manguera de hule y juntando los extremos mediante otro tubo menor.

Recogedor de glóbulos de mercurio. Con ácido nítrico se limpia una espiral de cobre, luego se introduce en mercurio para formar una cubierta de amalgama. Cuándo la espiral se mueve sobre los glóbulos de mercurio estos se adhieren a la superficie; se sacude la espiral en forma intermitente dentro de un frasco para despender el mercurio.

Luz infrarroja. Las lámparas infrarrojas ordinarias se pueden usar para reflujar o destilar disolventes que hiervan hasta 80oC. También para hacer filtraciones en caliente.

REACTIVOS ESPECIALES

Cloruro de cobre ( I ) . Cloruro cuproso. Disuelva en 200 ml de agua, calentando si es necesario, 62.5 gr de sulfato cúprico pentahidratado y 16.25 gr de cloruro de sodio.

A la solución caliente se le añade, agitando en 4-5 minutos, una solución de 13.25 gr de bisulfito de sodio, o lo equivalente de sulfito de sodio cristalizado y 8.8 gr de hidróxido de sodio en 100 ml de agua. La solución debe quedar casi incolora. La mezcla se enfría en baño de hielo y se decanta el líquido sobrenadante. El cloruro cuproso precipitado se lava dos veces con agua helada que contenga un poco de dióxido de azufre. Los lavados se separan por decantación. El cloruro cuproso húmedo se disuelve en 100 ml de ácido clorhídrico concentrado. Esta solución debe guardarse en un recipiente cerrado y usarse antes de 24 horas. Rendimiento casi cuantitativo.

Amalgama de zinc. Una mezcla de 50 gr de granalla de zinc, 3.8 gr de cloruro de mercurio II , 2.5 ml de ácido clorhídrico concentrado y 2.5 ml de agua se agitan durante 25 minutos.

La solución acuosa se decanta y a la amalgama de zinc se le añaden 37.5 ml de agua y 50 ml de ácido clorhídrico concentrado. Si vá a usar esta mezcla para reducir compuestos, agregue inmediatamente 0.22 moles de las substancias que desea reducir.

Amalgama de aluminio. En un matráz erlenmeyer de un litro se colocan 25 gr de trozos de lámina de aluminio de 10 cm de largo, 2.5 cm de ancho y unos 0.5 mm de espesor, luego se cubren con una solución de hidróxido sódico al 10%.

El matráz se calienta en baño maría hasta que se ha desprendido hidrógeno vigorosamente por algunos minutos. PRECAUCION SE PUEDEN FORMAR MEZCLAS EXPLOSIVAS. En seguida las láminas se lavan abundantemente primero con agua y luego con etanol, logrando así una superficie limpia para amalgamación. Se añade suficiente solución de Cloruro de Mercurio II al 2% para cubrir toda la superficie. Al cabo de dos minutos se suspende el ataque, se decanta la solución y la amalgama se lava con agua, después con etanol y finalmente con éter isopropílico húmedo, guardándose la amalgama en 150 ml de éter isopropílico.

Tetracetato de plomo. En un matráz balón de 500 ml con tres bocas, provisto de un termómetro y un agitador, se mezclan 275 gr de ácido acético glacial y 92.5 ml de anhídrido acético. La mezcla se calienta a 55 C, agitando mecánicamente y se le añaden en porciones de 10 gr un total de 150 gr de óxido rojo de plomo (minio). Cada adición se hace después de que el color de la adición anterior ha desaparecido y la temperatura está debajo de 65 C.

Casi al final de la reacción se necesita calentar el matráz hasta 80 C para completar la reacción, Hágalo don mucha precaución.

La solución oscura se enfría, el tetracetato de plomo se filtra. Concentrando los licores madres y pasándoles cloro seco se obtiene una segunda cosecha.

El precipitado se lava con un poco de ácido acético helado y después se disuelve en una mezcla de ácido acético glacial con un poco de anhídrido acético. La solución se clarifica en caliente con carbón activado (norita), se filtra en caliente y se enfría. El producto incoloro cristalino se seca al vacío sobre KOH. Rendimiento 75 gr

El tetracetato de plomo expuesto al aire toma un color café. El material fuertemente coloreado puede purificarse disolviéndolo en ácido acético caliente y decolorándolo con carbón activado (norita).

Cloro seco.

En un matráz kitasato ponga la cantidad necesaria de permanganato de potasio. Conéctelo a un embudo de separación, cuya salida se prolonga hasta el fondo, y ponga HCl diluido (1:4). El cloro se pasa a un frasco con agua y luego a otro con ácido sulfúrico, después a un frasco vacío y por último al medio de reacción. Un tubo T sirve de válvula de seguridad. Al final se arrastra el cloro con una corriente de dióxido de carbono, el cual se genera en el mismo aparato añadiendo carbonato de calcio bien triturado en lugar del permanganato de potasio.

Cobre en polvo. Disuelva 100 gr de sulfato cúprico pentahidratado en 350 ml de agua caliente. Deje enfriar la solución y cuando llegue a 25-30 C empiece a agitar mecánicamente y añada 35 gr de polvo de zinc. La adición es lenta y se continúa hasta decoloración total de la solución. El cobre precipitado se lava por decantación con agua. Al cobre precipitado se la añade ácido clorhídrico al 5% para eliminar el exceso de zinc. Cuidado, se desprende hidrógeno.

Se agita hasta que cese el desprendimiento de hidrógeno. El polvo de cobre se recoge por filtración, se lava con agua y se guarda como pasta húmeda en un frasco bien cerrado.

Oxido de plata. Disuelva 17 gr de nitrato de plata en la mínima cantidad de agua destilada y añádale agitando 4 gr de hidróxido sódico disueltos en 10 ml de agua. Filtre el óxido de plata precipitado y lávelo con agua caliente.

Ácido persulfúrico. Mezcle en un mortero de vidrio 10 gr de persulfato de potasio molido con 11 gr (7 ml) de ácido sulfúrico concentrado previamente helado.

En ausencia de agua es estable. Se emplea en suspensiones o solución con ácido acético y en ácido sulfúrico diluido (añadir 40-50 gr de hielo).

Lixandram