BIENVENIDOS

A LA PÁGINA DE 
Leopoldo Perdomo

.
ÍNDICE DE CONTENIDO

Eres el visitante


que pasa por aquí
 
 

En estos enlaces hay una explicación corta de los temas

Índice:
Presentación del autor: Pique aquí
Unas palabras sobre un libro inédito:  AFRODISIA
Mi primer libro:  NIÑOS INTELIGENTES Y FELICES
Mis trastornos literatos:  CRÓNICAS DE LA INTERNET
Divagaciones sobre mi novela actual:  VIDAS DIVERGENTES


 
Si quiere leer el libro AFRODISIA
pique aquí   Afrodisia

Historia de la Princesa Leda y el cisne
La cabeza de Zeus y el nacimiento de Atenea
La seducción de Europa  por Zeus
EOS, LA DIOSA DE LA AURORA
Puede leer mi cuento  El restaurante
Otros CUENTOS

Would you like it in English? 
A talk about Aphodisia, click here
Here is another tale: Athena's Birth
You can have a pick Princess Europe
Or perhaps a short story: The Restaurant
A talk about Intelligent Children

UNAS PALABRAS
SOBRE EL INTERFECTO

   Para empezar puse una foto de mi careto en esta página. Estaba muy comprimida pero he visto que las redes están sobrecargadas y que tarda en llegar la hoja. De modo que eliminé la foto. En ella salía algo mofletudo porque se hizo frente al sol por la mañana temprano y tuve que hacer una mueca para proteger mis ojos de la luz. 

   En lugar de la foto voy a presentar un retrato verbal.  A pesar de mis años no he perdido la ingenuidad y eso se nota un poco en mi jeta que trasluce fácilmente sus emociones. 

   Siempre fui muy crédulo, pero ya no me engañan con los viejos cuentos de siempre. Se necesitan cuentos nuevos o nuevas teorías para llevarme al huerto. 
   Siempre tuve una risa fácil y lamento haber perdido una buena parte de mi humor juvenil.   Pero todavía no he perdido del todo el sentido del humor.  Ni éste ni la sensibilidad erótica.  Esta debe ser una de esas virtudes teologales que no se mencionan en el catecismo.  Total:  me alegro de no haber perdido el humor ni la fantasía del amor. Pues la vida sin humor y sin hambre por las cosas sensitivas, me refiero a esas cosas que se palpan, que se saborean con los labios y la lengua, no merece el esfuerzo de vivirse.  Y sin estas virtudes teologales, uno parecería que está estreñido y así no se pueden escribir ni tres páginas seguidas.

   Soy un tipo autodidacto que vive en Las Palmas, Islas Canarias. Capaz de leer toda clase de rollos desde la física, pasando por la psicología.  Tengo un modesto telescopio para hacer fotos de las galaxias y nebulosas, cuando me canso de escribir. También llevo algunos años huroneando en la naturaleza de los seres humanos.

Volver al índice



NIÑOS INTELIGENTES Y FELICES

    Mi primer libro trata sobre desarrollo de la inteligencia en los niños.   Salió en Junio pasado en las librerías de España, editado por Pirámide, S.A. 
   Este libro defiende la tesis de que la inteligencia humana es el resultado de un aprendizaje que lleva su tiempo y sus etapas sucesivas de adquisición.  Claro que la mayor parte de la gente pasa un kilo de la inteligencia humana y ya imagináis cuanto se vende.   Allá cada cual.
 

Si te interesa informarte del este tema, 


Volver al índice



OTRAS COSAS
   Actualmente, estoy escribiendo algo que no llega a la categoria de besele.  Pero no digan nada no sea que me crie mala fama.  Espero que el libro sea lo bastante malo como para que se pueda vender  bien.  No pretendo más.  Se trata de mi primera novela VIDAS DIVERGENTES.   En ella se cuenta la vida de unos gemelos idénticos que se fueron haciendo diferentes por razones misteriosas que se intentan aclarar. Nacieron en algún lugar de España durante la guerra  civil y se alimentaron con las rentas de su tía, una "madame" con una casa de  putas para la gente decente (con dinero).
   Tengo la suerte de tener un amigo, Luís de la Ponte Ferrada, que  estudió filosofía románica.  Él revisa todos mis escritos, les corrige la ortografía y me da sabios consejos literatos.  Pero, debo reconocer que le hago poco caso, pues soy así de ignorante.
 
Más rollo sobre VIDAS DIVERGENTES


Volver al índice

AFRODISIA

ESTE LIBRO ESTÁ SIN EDITAR

   Esta página toma su nombre de este libro que está ya registrado en la Oficina de Reg. de la Propiedad Intelectual.  He terminado "Afrodisia" hace cosa de un año.   Es un tratado de amor escrito en clave "ero-púdica".  En él se narran algunos amores mitológicos con cierto detalle imaginario y se difunden algunas ideas sobre la vida sexual de los griegos de la época clásica.  Está escrito con ironía y tiene algunos efectos humorísticos.  Sostiene la ficción de ser un manuscrito escrito por un marinero ateniense muy corrido por el mundo en los tiempos de Pericles.
 

Más rollo sobre  AFRODISIA


Volver al índice 


 

MÁS COSAS

   He terminado Crónicas de la Internet.  Es una obra dividida en cinco volúmenes de formato ligero.   Se compone de una serie de mensajes enviados a los foros de literatura.   Contiene diversas elucubraciones literarias y mis respuestas a las broncas que generaron algunos de estos mensajes.  Pues alguna gente soporta mal lo que escriben los demás. Mi postura es liberal en esto.  Cada cual que escriba lo que quiera que ya veremos quien lo va a leer.
   A la hora de escribir yo tengo ventaja sobre otra gente.  Solo leo a los escritores mediocres.  Esto me da mucho ánimo. Porque si yo hubiera leído a los mejores escritores del mundo tendría problemas. Este vicio te corroe mucho la autoestima.  De ese modo, consigo mantener la fe en mí mismo bastante tiesa.  Solo me mosqueo un poco cuando me escupen en la cara. 
   Con estas teorías, cuando alguien me dice "este escritor es buenísimo" ya estoy seguro que no voy a leerlo.  No quiero ver mi moral arrastrada por los suelos.  ¿Vale?
   A otra gente le ocurre que tiene completo su cupo de escribidores geniales y solo le queda sitio en la lista para poner su propio nombre.  Estos tipos cuando leen algo bien escrito por un "don nadie" le entran ganas de patearle los hue* (las gónadas).  Es algo que les sale del alma.  Un sentimiento noble.  No es nada que no le ocurra a un buen vaquero al ver un esmirriado oficinista inglés con corbata en un "saloon" del oeste.  Al verlo tan canijo se dice: A este tío le doy yo una patada en los...  Ya se saben la historia. 
    Yo no tengo problemas con el número de escritores geniales porque son más de treinta mil.  Si fuéramos generosos podríamos aceptar que son más de cien mil los escritores geniales y que el número de libros maravillosos rebasaría con mucho los cinco millones. Con algo de perseverancia, y a razón de un libro por semana, los podemos leer todos en cosa de cien mil años. Así que cuando alguien me dice ¿es que no has leído a fulanito? Yo le respondo que ya lo tengo en la lista de espera.

   Ocurre que cuando hablo con algún lector habitual veo que raramente ha leído a ninguna de las vacas sagradas de la literatura. Interrogándolo con astucia veo que tiene miedo de no entender los rollos que se escriben. No me extraña nada. Porque los hay que escriben en lenguaje que... 
  Eso me hizo pensar que más vale escribir sobre cosas que  sean sencillas.  Luego me doy cuenta que los escritores inmortales solo los ha leído un puñado de viciosos. Y que la gente ordinaria quiere cosas más simples. De modo que voy a ver si consigo escribir de esas cosas que se llaman "beseles" para ver si me salen bien las cuentas. Como dicen que los "beseles" se hacen con una computadora me he comprado un "PC" a ver que tal me va.   El problema es que no he conseguido el programa de hacer beseles en español.  Solo conseguí uno pirateado  y tiene el manual de instrucciones en alemán.   Ya os iré contando cuando lo vaya descifrando.  ¿Saben ustedes de algún diccionario en alemán de segunda mano?


Volver al índice

    RETORNAR AL  PRINCIPIO

OTROS ROLLOS LITERATOS

  El motivo de esta hoja es hablarles de algunas cosas
que tengo pendientes de editar

UNAS DIVAGACIONES

   Mi amigo Luís dice que el escribidor sabe que va por el  camino de la locura literata cuando le atenaza el vicio de escribir y no le suelta. Eso es lo que dice. 

   Así que estoy trabajando en una novela sobre la vida de unos hermanos gemelos.  Vidas Divergentes,  así se titula y trata de un rollo patatero con algo de humor, pero sin olvidarse de darle unos toques eróticos de cuando en cuando para despertar las carnes dormidas.  ¡Que sería de la vida sin poco de erotismo! Y es que se me hace dificil escribir en serio; pues me vence el sueño. Sospecho que a los lectores les puede pasar lo mismo. 

   Ustedes habrán oído alguna vez esa música del tío ese que es ruso y se llama Kachowsky.  Bueno, ya sabrán como se escribe.  Pues esa música a mí me suena como muy fino.  Y dicen que lo es.  Pero, de repente te suena un ¡cachatuuum! que te sobresalta y te da un susto de miedo.

    Bueno, pues eso lo inventó el pobre hombre porque era músico del teatro Imperial de su Altísima Reverencia,  el Zar de Todas las Rusias, así es como se le llamaba al zar en plan pelota.  Parece que este  asistía a todos los conciertos pues no tenía otra cosa que hacer.  Como la música era tan fina y delicada, el Zar solía quedarse dormido en el palco, como cualquier ser humano normal.  Pero, la aristocracia se distraía acechando desde los palcos con los gemelos para ver quien andaba de pendoneo y con quien;  de paso se fijaba en las joyas y los collares de las vecinas para tener algún motivo de charla cotilla para unos meses . 
   Esto era muy instructivo porque así podían decir cosas sensatas como "¡Pues anda que es verdad!  La Great Duchese of the Colliflower ha empeñado el collar de diamantes para pagar sus deudas de juego.  Y aprovechaban la oportunidad para echarle un ojo a  la zarina y sentir un poco de sana envidia; pues sus joyas eran las más gordas de todo el imperio.  De paso, se fijaban si el zar estaba dormido o despierto.  Si estaba dormido es porque la música era mala y tenía pocas marchas militares; si estaba despierto la música era  buena.   Es algo muy simple.

   Afortunadamente, los pobres, cuando son creyentes, tienen un espirítu benéfico que les alivia un poco de sus penurias.  Y como este Kachowsky lo era pues tenía una linda doncella que le endulzaba algunas horas de cama varias veces por semana.   Entre dulce y dulce, vino a enteresarse que la bella muchacha era doncella de la cámara imperial.  Y que allí tenía el honor de recoger y fregar los orinales del santo imperio ruso. 
    No hay nada como tener amigos en la corte; así que, gracias a esta doncella, nuestro amigo el músico se enteró de este detalle importante:  "Si el Zar se quedaba dormido en el palco, la música era mala.  Si estaba despierto era buena." 

    Con esta información, el músico se decidió a meter un "cachatum" potente, cada cinco o seis minutos, en medio de la bella melodía; pues este músico era muy vicioso y por eso le gustaban  las bellas melodías.  De aquí en adelante consiguió con este truco mantener despierto al Zar en los conciertos. 

    Desde entonces, todas sus obras musicales fueron  consideradas geniales.

    Se sabe, desde el tiempo de los romanos, que la música adormece a la fiera que todos llevamos dentro. Es por eso que uno se duerme tan fácilmente en los conciertos y las óperas.  Esto Kachowsky no lo sabía, a pesar de ser muy músico.

    Así que no debemos menospreciar a las doncellas por muy hartos que estemos de comer sus dulces.  Pues enseguida volvemos a tener hambre;  además, nunca se sabe de que cosa pueden estar enteradas.  Puede ocurrir que se entere de algún trapicheo de la bolsa, el Stock Exchange ese.   En tal caso, le pedimos cincuenta dólares a algún amigo que tenga trabajo y especulamos en Wall Street. 

    La moraleja es que a este músico no le conocía nadie más allá de San Petersburgo y se hizo famoso por la información que le dió una modesta doncella.  Y dice mi amigo Luís que muy doncella no era pues Kachowsky le protegía muy bien la virtud con algunos rublos. 

    Estos leñazos musicales sirvieron de ejemplo para los conciertos modernos de rock que también meten mucho ruido.  Cada vez que hay un concierto cerca de mi casa no consigo pegar un ojo. 

   Lo mismo pasa con las discotecas y los macro conciertos. Mucho cachatum.   Se mete toda esa bulla para que la gente se mantenga despierta. Porque, ¿te imaginas que todo el mundo estuviera dando cabezadas en la discoteca?Sería como el congreso de los diputados en la sesión de tarde. 

   Pues yo creo que con las novelas pasa lo mismo.  Ocurre que va uno leyendo los avatares de una vida y se queda  amuermado.  En ese justo momento, ¡cachatuuum! y sale una tía buena exhibiendo sus abultadas dotes de persuasión. Entonces, al verla se nos dilatan las pupilas, aumenta la presión arterial, el ritmo cardiaco se acelera, la adrenalina se te sube y... enfin, se nos sube todo.  Uno se acalora y enseguida se le despeja la cabeza.  ¡Que tía más buena!   Digamos que se despierta el zar que todos llevamos dentro. 
 

    Trataba de decirles cuatro palabras de mi novela "Vidas divergentes".  Poca cosa dije porque el asunto está todavía sin registrar y hay mucho chorizo suelto en este mundo.   Se trata de unos hermanos gemelos que se crían solos porque su madre vive en una casa de mala reputación. Son unos gemelos de lo más idénticos que te puedas imaginar; pero, eso son solo meras apariencias porque si la gente los conociera un poco más de cerca vería que se están haciendo distintos. Una vez que son mayores ya son más diferentes aún; pero, nadie sabe una palabra del asunto porque  cada uno anda alejado del otro por lugares diferentes del mundo. 

    De momento, aún no he terminado la novela y ya estoy haciendo la propaganda.  De la parte que ya está escrita, me fue corrigiendo las faltas mi amigo Luís que dice hay que vigilar mucho la sintaxis y ortología. Pero, aparte de esos fallos, yo veo la obra como con mucho mérito. No está nada bien escrita, pero, da mucho gusto al leerla. Yo mismo me descojono de risa;  y eso que me sé todos los chistes. 

   Creo que debo darme más prisa y dejarme de tantas  correcciones.  Si me dejo llevar por esta gente del bar de Braulio no sé cuando voy a terminar. Y es que me vienen y me dicen "esta parte de aquí tiene poca prosodia","aquí te falta algo de caligrafía".  En fin parece que solo saben hablar de las cosas que aprendieron en el bachillerato. 

    Cuando tenga una inspiración les pongo un trocito de la novela para que la  vayan probando y abrirles el apetito. 

    ¡Hasta más ver, cuates! 

Leopoldo Perdomo

 

  COSAS DE IRENE

   Otro día les cuento esta historia .  Es un tía muy buena que trabaja en una oficina y le pasan unos rollos que fueron muy criticados.  Pero, la tía solo trata de vivir su vida.  Se va con uno y luego con otro; pero no lo hace por vicio, sino porque está buscando un amante como más apañado.   Esto es muy difícil de encontrar para esta tía, porque los machos suelen ser de eyaculación rápida y así no hay manera de que ellas tengan un orgasmo decente.

    Estas experiencias nos permiten analizar las relaciones sociales desde el punto de vista de la intimidad que se dice;  es decir de cuando te revuelcas en el fango de la lujuria.  Y si no tienes fango pues cuando te revuelcas en la moqueta trapera del salón mientras la tele te canta las virtudes del detergente que lava más blanco.

    Este es un tema que me parece muy interesante.  Especialmente, la parte esa donde se trata de lo que ocurre sobre la moqueta trapera, o para el caso, lo mismo me da que sea en los pinares.

Leopoldo Perdomo, el Escribidor 

 
 


 A F R O D I S I A

En esta hoja voy explicarles
de que va el asunto este de Afrodisia.

   Voy a mostrarles algunos detalles de su prosa, pero no me echen a mi la culpa si la encontraran demasiado fina.  Pues estas palabras no fueron inventadas por mí, sino que salieron de la boca misma de una diosa desnuda que se me apareció en una caverna. 
  Según las explicaciones que le di a mi amigo, dice que se trata de la diosa Afrodita.  Yo solo  fuí escribiendo, palabra por palabra, lo que la diosa me decía.  Este modo milagroso de escribir se lo debo a la diosa misma, pues siendo yo una persona de natural ignorante fui elegido por ella para esta tarea.

    Y hasta el mismo Luís de la Ponte Ferrada quedó muy asombrado al ver la mucha prosodia que tenían estas palabras.   Dijo que no le parecían palabras naturales, porque las vio como inspiradas; es decir, llenas de sabiduría y otras propiedades que calientan las partes menos juiciosas de nuestro cuerpo.

                                  LEOPOLDO PERDOMO

 Ya mismo empieza la instructiva historia
sobre la diosa Atenea;
 sobre su nacimiento y aventuras en Libia.


AFRODISIA

MANUSCRITO APOCRIFO

DONDE SE TRATA DEL
CONOCIMIENTO
DE LAS DELICIAS DE AFRODITA
DIOSA DEL AMOR Y DEL DESEO
 

TRADUCCIÓN INSPIRADA 
POR LA DIOSA

FICCIÓN 
ERO-PÚDICA
 

--2--
Donde se tratan 
los Hechos 
de la virgen Atenea

    Atenea, la diosa Virgen, es conocida también por el nombre de Palas Atenea.  Vio las primeras luces  esta diosa en las tierras de Libia;  en los verdes prados que bordean el lago Tritonis. 
   Eso ocurrió en tiempos  fabulosos;  cuando nacían por inspiración del cosmos los dioses y las diosas. 
      Se cuenta que paseaban, por la orilla del lago, las tres ninfas de las estaciones.  En esos tiempos iban vestidas con pieles de cabra y tenían el encargo de controlar las cambios del año que son tres, a saber:  germinal, cosechal y frigoral. 

    Estas ninfas vieron en el lago a la diosa recién nacida. Algunos autores dicen que estaba chapoteando y otros dicen que nadaba sobre las aguas.
    Las ninfas, al verla tan feliz y sonriente, se percataron del poder de la recién nacida. Y por eso con gran sabiduría se dijeron: “Esta criatura tan poderosa es una divinidad”.   Y fortalecidas en su fe por el prodigio que habían visto la recogieron con amor y la criaron con mucho esmero.
   Con el cuidado de las ninfas, fue la diosa creciendo en sabiduría  y  en vigor.  Pues no dejaba un día sin entrenarse en todos los deportes de competición.  Y entre todos sus esfuerzos vigorosos, su deporte preferido era la lucha noble y amistosa con la aguda lanza y el escudo potente.  En uno de estos entrenamientos, mató por un accidente de la impulsiva lanza a su amiga Palas;  la  doncella más amada.  Esto la dejó muy triste, pues Palas era su virgen preferida, y la más dulce, entre todas las doncellas de su corte.   Éstas eran muchas y muy bellas y tenían a la diosa entretenida en los juegos deleitosos de un amor inagotable.
    Pero, he de advertir que estas actividades juguetonas eran sólo un  merecido descanso para la diosa en las horas que le dejaba libre su duro entrenamiento.

        Estas cosas ocurrían en los tiempos mozos de la diosa;  cuando un  Eros  muy potente agitaba su corazón indómito. En esos tiempos, la diosa era tan atractiva que todas las doncellas de Libia perdieron por ella, la cabeza.  Y se dormían pensando en los placeres virginales del lecho de la diosa. Soñaban que la diosa las abrazaba con sus brazos poderosos.  Y que las sujetaba y enlazaba con el poder de sus piernas divinas. Tenían un gran gozo al sentir su pecho oprimido por el peso de la diosa.  Esto les desbocaba el corazón que daba saltos de amor y no les cabía dentro del pecho.  Luego, se deleitaban al sentirse invadidas por la ardiente dulzura y la firmeza penetrante de la diosa que las inundaba de gozo.  Y los corazones quedaban sosegados y satisfechos después de estas fantasías y las doncellas se dormían sonriendo.  Otras se admiraban de la facilidad de la diosa para dominarlas, una y otra vez, tras una tenaz resistencia.  Y de como esta misma resistencia se transformaba, por el poder divino, en una sumisa entrega de sus cuerpos a los caprichos imaginarios.  Algunas  doncellas eran menos ambiciosas y sólo imaginaban que la diosa pudiera tocarlas levemente con su mano enamorada.  Y, al pensar en ese toque fugaz sobre algún punto sensible de su cuerpo, sentían un dulce sobresalto y algunos jadeos.  Y, con esto solo, ya se dormían felices.
    El Eros de la diosa era tan potente que todas las miradas se fijaban  en ella.  Pero, mientras las doncellas se sentían atraídas dulcemente, los efebos y los hombres más viriles se veían cohibidos ante tanta potencia.  Por esto, al ver a la diosa, quedaban inmóviles y bajaban púdicamente los ojos hacia el suelo.
    Desde el trágico accidente con su amiga Palas, la diosa perdió la  sonrisa que a todos deleitaba, abandonó su corte de Libia y se marchó a las tierras del Ática.  Allí estableció su nueva corte, en Atenas.  Y llegó al lugar con las doncellas que mejor sabían alegrar su corazón.
    En las tierras de Libia se quedaron las otras doncellas, solas y locas   de amor.  Éstas lloraron tanto por la marcha de la diosa que murieron  de tristeza.  Desde entonces, en ciertas épocas del año, los espíritusde las doncellas vienen en la niebla hasta el lago Tritonis.  Allí se ponen a llorar copiosamente durante días recordando la marcha de Atenea.
   Todos los años, como consecuencia de este llanto prodigioso, el lago se desborda e inunda las praderas circundantes.
    Desde el nefasto accidente, vemos a la diosa con el ceño fruncido.  Así lo atestiguan las viejas estatuas.  Y dicen que la diosa se llama Palas Atenea en recuerdo de la doncella bien amada;  la que feneció en amistoso combate por la virtud impulsiva de una lanza.
 

Fragmento de Afrodisia          .

   Si le gustó esta parte quedarle algún interés por otros fragmentos de Afrodisia, como la historia de la Princesa Europa. 
   Pique aquí para verlo Princesa Europa



   Me temo que este rollo me haya quedado muy fino.   Quiza demasiado.  Pero es por culpa de mi amigo Luis de la  Ponte Ferrada que me llenó los folios de ortodoxia y caligrafía. 
   Si a eso le añadimos las palabras de la diosa misma que me inspiró el relato, no sé si podrán leer esto los cuates de la oficina.

    Mis primeros escritos eran como más para leer en el barrio.  Pero, yo se lo presenté a mi prima Mercedes que tiene dos niñas muy  guapas de esas con trenzas y lacitos azules que estudian ballet.  Ella echó  un vistazo y me dijo:  "No escribas estas groserías.  Parece mentira que tu abuelo fuera maestro de escuela.  ¡Si el pobre levantara la cabeza!
  Y es que a Mercedes le gustan los cuentos finos a base de ninfas, nereidas y otras  divinidades volátiles.  Yo no entiendo nada de esto, pero valoro mucho sus palabras porque es una tía muy fina y me tuvo enamorado cuando tenía quince años.  Aún me quedan unos restos de ello.  La recuerdo siempre como una chavala delgada. Imagino que así debían ser las ninfas mitológicas.  Ella tiene ahora las caderas más anchas y ha perdido mucha de su antigua transparencia.   A veces pienso que la diosa que se me  apareció en la caverna, se parece mucho a mi prima Mercedes.  ¿No habrá sido ella misma la diosa que se me apareció   desnuda en aquella caverna?

Leopoldo el Escribidor


AVISO A LOS NAVEGANTES:

LOS TEXTOS QUE SE MUESTRAN 
ESTÁN REGISTRADOS EN LA OFICINA 
DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

 Si desea hacerme algunos comentarios
  Esta es mi dirección electrónica:
<leopoldo@perdomo.com>

Si lo prefieres puedes firmar el Libro de visitas
Puedes ver también Otros comentarios

O visitar el tema de los NIÑOS INTELIGENTES
 

Volver al principio

This page hosted by Geocities
 Get your own Free Home Page