LA CUMBIA EN EL CARNAVAL
(Parte 1)


Carmen de Escorcia: Vamos a comenzar hoy un pequeño conversatorio sobre el desarrollo de la cumbia en el Carnaval de Barranquilla y quienes mejor para que nos cuenten esa participación de los mismos directores de las cumbiambas que han venido trabajando desde hace rato. A mi izquierda se encuentra Armando Zambrano que es el director de la Cumbiamba La Arenosa, Bernardo Guzmán director de la Cumbiamba El Gallo Giro, y a la derecha tenemos a Gabriel Marriaga director del Cumbión de Oro y a Ubaldo Mendoza, director de la Revoltosa. La verdad que cuando Funfocab me propuso me parecióó muy importante que nos contaran estos personajes que se encuentran hoy aquí sus experiencias en el Carnaval de Barranquilla, no dudamos en aceptar porque todo lo que contribuya a la información y al rescate de nuestras tradiciones culturales siempre nosotros tendremos nuestras puertas abiertas.

Muchas gracias a Humberto Pernett y a Funfocab por elegir este sitio como les dije para tratar de recolectar la mayor información posible que se guarde toda la memoria que tenemos aquí en nuestra sede del Centro Cultural Comfamiliar. Muchas gracias a ustedes que sabemos que han hecho un esfuerzo por venir hoy, todo el mundo está pendiente de los ensayos de las diferentes comparsas, cumbiambas y danzas y muchas personas habían adquirido compromisos anteriormente, es posible que ahorita recibamos una fuerte visita de los estudiantes de la cátedra de cultura que por cuestiones de horario se demoran unos quince minutos en llegar pero no los podemos hacer esperar más, de todos modos nuevamente muchas gracias y esperamos que no solamente nos sigan acompañando en estas actividades del precarnaval en lo que respecta a la parte cultural y al rescate de la información, sino que nos sigan acompañando durante todo el añ en las diferentes actividades culturales, para el mes de marzo vamos a darle prioridad a la parte de literatura y ojalá. Le cedo el micrófono a Ubaldo para que comience esta noche.

Ubaldo Mendoza: Buenas Noches. Se ha hablado tanto de la cumbia que de pronto recalcar sobre lo que se ha venido diciendo sobre la Cumbia en el Carnaval, el origen de la cumbia, que la cumbia nació en tal parte, que se fue formando, creo que eso está bastante informado. Quiero remitirme únicamente hacer un poco de historia de lo que es la cumbia en el Carnaval de Barranquilla que son dos cosas diferentes a lo que es la cumbia folclórica y lo que es la cumbia en el Carnaval de Barranquilla. Los primeros conocimientos que se tienen de la cumbia en Barranquilla es de que entra con motivos religiosos, en Barranquilla había devoción por muchos santos, San Martín de Loba, la Vírgen del Carmen, San Roque, el Sagrado Corazón de Jesús, la Inmaculada Concepción, y otros. En cada uno de esos velorios que se hacían, el dueño de la casa acostumbraba a organizar una rueda de cumbia, esto consistía en que el ponía una vara de guadua en el centro de la calle, encima le ponía una bandera roja y con eso le estaba informando a toda la comunidad de que allí se realizaría una rueda de cumbiamba el día que se festejaría el santo del cual él era devoto.

Ese señor estaba obligado a comprar velas, abastecerse de ron, el ron en esa época venía en sacos no en cajas. Allí se reunían los parroquianos al son de la flauta, el tambor y las maracas, empezaban a comprar velas y a ofrecérselas a las mujeres con las que ellos pretendían bailar. El baile consistía en bailar en parejas haciendo un circulo que giraba en contra de las manecillas del reloj, las mujeres fuera del circulo y los hombres dentro, siempre con la música en el centro pegada a la guada donde estaba la bandera. El desplazamiento de las mujeres, esto no lo he leído realmente les estoy contando historias, vivencias, yo tendría 8, 9, 10 años cuando ya me metí en las ruedas de cumbiamba. Las mujeres acostumbraban a bailar con la cabeza levantada, con el busto erguido, muy rectas, desplazándose que casi no parecían bailar, ni caminar sino flotar, las velas que le ofrecía el parejo las utilizaban encendidas en la mano derecha con la que se defendían del parejo o sea que lo apartaban. El parejo podía hacer cualquier cantidad de carreras porque el baile es mas libre. En esa época Barranquilla se fue llenando de inmigrantes de todas las regiones, esos inmigrantes trajeron las costumbres de sus regiones y por ende la modalidad del baile, aquí las regiones bailan diferente aunque es la misma cumbia tocada con los mismos instrumentos algunos varían en tamaño pero los bailadores ejecutan los movimientos de diferentes maneras de acuerdo a la región y al aporte étnico que ellos tengan. Ustedes ven un negro, él baila con más fuerza, más erótico, el indio baila más pausado, más calmado y el mestizo o el blanco trata de darle mucho más elegancia a los movimientos, al llegar a Barranquilla en aquella época en la rueda de cumbia la gente no le prestaba atención ni de donde vienes, ni para donde vas, ni como bailas, sino que llegaba a la rueda a divertirse y habían momentos que era tanto la diversión que sentía que les molestaba el zapato para bailar porque bailaban en arena y se quitaban el zapato o la abarca y bailaban descalzos tanto hombres como mujeres. Recuerdo de aquella cantidad de ruedas de cumbia que se organizaban con motivos religiosos la de la calle Belén con la carrera Ceiba, que hoy es calle 15 con carrera 21, una cuadra más adelante de donde se organizó La Revoltosa, encontramos que en la calle 24 hoy Sucre con la carrera 29, también había una rueda de cumbia muy famosa y le dio origen a una cumbiamba que se llamó Que va gallo que va y la sacaba Francio de las Salas; en la calle almendra con el gallote Vesuvio y Bocas de Ceniza había otra rueda de cumbia en homenaje de San Martín de Loba y eso le dio origen a la Cumbiamba La Momposina del difunto Cara de Perro; en la calle la esperanza con la carrera 21 había una vara de cumbia con motivo religioso que dio origen a una cumbiamba que se llamaba La Calego; existían en las nieves unas cumbiambas que se llamaron el Caracol de las Nieves, La Tabaquera, La Varita de Caña, una cantidad de cumbias que de uno u otro modo tuvieron origen religioso, mientras esto se estaba gestando en Rebolo, las Nieves, también se estaba gestando en Rosario, barrio Abajo, Montecristo, estaba sucediendo lo mismo convirtiéndose las varas de cumbias religiosas en cumbiambas que más tarde salieron a participar en el Carnaval. La cumbia era en ese momento un baile estático, no se desplazaban de un lugar a otro, cuando entra al carnaval empieza a caminar por las calles y hacer la rueda de cumbia en cualquier parte donde los parroquianos la solicitaran.

La cumbia cuando empieza a desplazarse empieza a uniformarse, a vestir como el campesino, adopta el vestido del campesino costeño, consistía en un vestido hecho de coleta o sea de un dril ordinario, ese era el pantalón, y una franela llamada amansa loco, una franela manga larga de una tela ordinaria. Las mujeres iban vestidas con telas de flores de muchos colorines, algo que se perdió era que llevaban sombreros con una flor a un lado, usaban abarcas con unas hebillitas a los lados, los hombre usaban abarcas tres puntá y un sombrero raspa frente. La gente siempre ha venido cambiando en el carnaval con relación a la cumbia, la primera desfiguración que puedo decir la hizo el difunto cara de perro con La Momposina, que le puso al vestido del campesino una camisa amarilla que no se usaba y un pantalón negro de rayitas con abarcas de trespuntá. En el año 60 ya las cumbias empiezan a tomar otra fisionomía, la primera cumbia que rescata y le da dignidad al vestido del campesino es la Cumbia Bolivariana de Soledad, esa cumbia adopta el vestido dominguero que usan hoy todas las cumbiambas que es una camisa de cuello en cotón con alforzas en el pecho con un lazo atrás que se llama espíchate para apretarte y con un calzado diferente al del trabajo que era abarca de trespuntá, adopta un zapato que se llama chilela que únicamente se hace en el Departamento del Atlático, que pertenece a nuestro Patrimonio Cultural. Con relación al pañuelo, el amigo Marriaga su cumbiamba usa un pañuelo amarillo, hay otra que lo usa azul, otra verde y hay una que lo usa negro, la Cumbiamba La Soberana de Margarita Peñaranda que me da una explicación porque yo le decía que parecía de luto y ella me dice que precisamente está de luto porque parece que se estuviera perdiendo nuestro Patrimonio Cultural, el pañuelo negro es en señal de protesta a la manera como se está maltratando el Patrimonio Cultural. Nosotros vemos que la gente viene cambiando, en el año 61 Arturo Cuestas dueño de la Cumbiamba Prende La Vela de la carrera 26 con carrera 8 ve una película del Oeste de vaqueros y el protagonista tiene un vestido de cuadritos rojo con blanco y llega Arturo Cuestas y vistió por primera vez la cumbiamba de cuadritos rojos con blanco esa tela es escocesa. En esa época era el bum de Sonia Osorio y la ve por televisión porque en esa época Sonia no venía por aquí, mira la coreografía que Sonia monta al espectáculo y él se la monta a la Cumbiamba Prende La Vela, participa en los carnavales con ese par de innovaciones y gana primer premio en baile y primer premio en presentación, que pasa con eso, adiós a la rueda tradicional y a la coreografía de la cumbiamba real y adiós al vestido tradicional, tanto que el vestido que identifica al Carnaval de Barranquilla en la cumbia es un vestido de cuadritos hecho con tela escocesa y según nosotros mismos conquistados por los españoles, nadie podía identificar un vestido escocés a uno español, hay una cantidad de cosas que se vienen manejando en el Carnaval de Barranquilla luego si ganan con la coreografía con esa montada que hace X, que hace L que hace cruces, culebrillas, todos los grupos enseguida a montar una culebrilla que hacía en pecho, Arturo Cuestas y hacer el vestido de Prende la Vela, en azul, verde, rojo. Hoy vemos que la costumbre de innovar sigue y encontramos a unos cumbiamberos no vestidos con el cotón, la camisa con alforzas, ahora encontramos cumbiamberos con chaqueta, con un vestido exactamente al que se está usando en los Llanos Orientales y se ven bonitos, no importa que se dañe el Patrimonio Cultural, eso es lo que piensan ellos.

Nosotros estamos viendo con el respeto que se merece sabemos que el carnaval es dinámico, que evoluciona, ahora mismo se está dando más prestancia a lo fastuoso que a lo cultural. Estamos viendo grupos de cumbiambas que no sabemos si son comparsas vestidos de cumbiambas o cumbiambas vestidos de comparsas, porque las mujeres llevan tanta galas que parecen damas antiguas todo en aras de hacer un mejor espectáculo visual, aún cuando vaya en detrimento de la parte cultural del carnaval. En nuestro carnaval se tenía una identidad folclórica, o sea manifestaciones de costumbres populares. Hoy en día se le está dando más valor a lo fastuoso, aunque vaya en detrimento de la parte cultural. No quiero ser muy elocuente en esto y darle oportunidad a mis amigos porque de pronto ellos tendrán algo que tacharme. Le cedo a mi amigo Marriaga.

Carmen de Escorcia: Creo que las preguntas las dejamos para el final.

Bernando Guzmán: Primero que todo quiero pedirles disculpas porque me afecté la garganta y esto me ha tenido mal en estos días. Me quiero referir a mi tradición de la cumbia, yo bailé la cumbiamba en el año 42 cuando tenía 10 años, en una cumbiamba que de pronto Ubaldo no se acordó llamada Páramo de las Nieves, en la calle 24. En l943 y 44 suspendí el baile, mi enseñanza del baile de la cumbia viene desde la edad de l0 años porque mi difunta abuelita, ella nació en Calamar, Bolívar, me enseñó a bailar la cumbia tradicional, la expresión de la verdadera cumbia como lo explicó el señor Ubaldo Mendoza, que es la rueda del cumbión. Ella me enseñó como era que un parejo debía bailar la cumbia y se burlaba de mí cuando me dejaba porque batía las faldas con la mano izquierda y me dejaba, me fue enseñando la cumbia hasta cuando ya llegué a la edad de 11 años, fue cuando entré al Páramo de las Nieves. De allá para acá admiré los grupos folclóricos del Carnaval de Barranquilla, que manejaban lo que era cumbiambas porque mi señora madre, que Dios me la tenga en su santo reino, ella nació en Sitio Nuevo, Magdalena, me enseñó a corregir algunos errores que yo cometía al bailar la cumbia.

En cuanto al vestuario quiero recordarles que se habla que los vestidos de cuadros no son propios de la cumbia, posiblemente Ubaldo tenga razón en una parte pero en otra no, porque en aquella época no venían los vestidos de cuadros como los de ahora sino eran cuadros mínimos pequeñitos y las faldas eran de cuadritos que usaban nuestras señoras abuelitas, madres, era un cuadro mínimo o bien morado o bien azul turquí o negro porque antes se conservaba el respeto a los familiares que morían pero bailaban la cumbia con esas faldas, una blusa camisa de hombre con manguitas hacia afuera y la falda era una tela de cuadritos mínimo como también era de florecitas pequeñas. Esa tela era transparente y ellas usaban los famosos pollerines, en cuanto al vestuario del hombre no se usaban las abarcas sino las famosas cotizas que era el calzado de nuestros viejos campesinos, de nuestros abuelitos. Ellos cuando había una rueda de un cumbión en homenaje a cualquier santo, se reportaban en el pueblo donde estaban a bailar la auténtica cumbia nuestra, que es la que algunos grupos estamos ejecutando aunque el vestuario que ya estamos en el año 2000 ya se esté modificando con colores más vivos, más modernos con unos adornos bellos, pero que no a perdido algunas cumbiambas la tradición de la expresión de la cumbia como uno que tengo a mi lado de la cumbiamba La Arenosa que conserva todavía la tradición aunque haya cambiado el vestuario, porque la cumbia se llama el enamoramiento del hombre hacia la mujer. La mujer va bailando con su paquete de velas y el hombre va coqueteando, enamorándola, no puede tocarla porque en los años 30 hasta el 45 el hombre que tocara una mujer le iba muy mal, tenía que bailar una cumbia haciéndole el coqueteo con su sombrero haciéndole brisitas, se paraba, le hacía cualquier morisqueta para que la pareja se echara a reír y sintiera que ese cumbiambero la estaba enamorando. Esa era una de las expresiones auténticas de la cumbia, en verdad se han ido perdiendo esas tradiciones cuando están haciendo cuadros coreográficos que no representan la verdadera expresión de la cumbiamba. Todavía vemos directores de cumbia que conservamos esa tradición, les enseñamos como se baila la cumbia porque no es el vestido que baila sino el ser que está interpretando la música. Yo puedo bailar la cumbia con una corbata, con un sombrero, pero después que baile bien la cumbia y haga bien la expresión estoy sosteniendo ese baile, mantengo todavía esa tradición porque como dije estamos en el año 2000, ya la ropa va cambiando, las niñas de antes que eran nuestras abuelitas no se pintaban como ahora ni se sacaban las cejas y bailaban la cumbia. Las niñas de esta época que yo he visto la cumbia hacen la expresión auténtica el coqueteo, su paquete de velas, la cadera bien balanceadita hacia los lados y los pies casi que arrastrándolos para que la cumbia se vea bien bonita bien expresada, esa es la que todos lo directores de cumbia deben conservar esa tradición, que se haga la buena expresión de la cumbia, el parejo no debe tocar a la pareja, debe hacerla sonreír y de vez en cuando uno se mete la mano en la mochila y saca su botella de ron y se toma un traguito y la guarda otra vez, porque esa era la tradición de la cumbia.

En cuanto a los vestuarios Ubaldo tiene que reconocer que nuestras abuelitas porque a mi no se me olvida la que me enseñó a bailar la cumbia que ella usaba unos cuadritos mínimos podía ser morado, azul turquí, o negro y también se usaban las faldas con flores pequeñas, también en los mismos colores morado, azul turquí o un rojo bien quemado, lo importante por ahora me gustaría que Ubaldo y mi amigo Armando Zambrano, también apoyaran esto que debemos conservar esa vieja expresión de la cumbia, el coqueteo, el baile, la muchacha sonriente no dejando que el muchacho se le acerque porque con las velas tiene que retirarse. Lamentablemente ahora no se pueden usar abarcas, se usan las chinelas, chinelitas blancas, eso ha recuperado la buena imagen y la admiración a nivel mundial, porque la cumbia es nuestra expresión auténtica del folclor colombiano reconocido a nivel mundial. Eso era todo lo que quería decir hasta ahora.

Armando Zambrano: Gracias. Vengo de una tradición. Mi nombre de pila es Armando Zambrano y represento la cumbiamba La Arenosa, muy tradicional del carnaval de Barranquilla. Son 52 años que tiene de estar en este gran ajetreo. La verdad que mis compañeros como Ubaldo Mendoza y Bernardo Guzmán han dicho lo que verdaderamente es real sobre la cumbia. Quiero recordar a una hermana ya fallecida que la cual hoy en día toma el nombre de Diosa de la Cumbia, una mujer inmensa en el hecho de bailar la cumbia porque la adoraba tanto, tanto, que en los reportajes siempre decía que la llevaba en el alma. Ella murió y nosotros, los de la familia, sostenemos su vivencia en el nombre de la Diosa de la Cumbia. Quiero aportarles ya que mis compañeros han hablado de la expresión de la cumbia, como se baila, como se viste, he tomado conciencia verdaderamente y somos las personas indicadas para que nuestras cumbiambas no decaigan en ningún momento. Ya que se ha hablado de la pareja, quiero hacer un aporte en el baile del hombre y quiero expresarlo de tal manera que al bailar la cumbia el pié derecho siempre llevaba una inclinación y ese pié derecho viene de una costumbre de nuestros esclavos en cuanto ellos lo tenía en el grillete. El parejo siempre al bailar una cumbia arranca e inclina este pié, sigue bailando y el grillete en esa época lo jalaba a tratar de coger a su pareja y la pareja era con el mechón tratando de defenderse del esclavo, siempre llegaba el hombre a tratar de cogerla y ella lo espantaba con el mechón, de ahí nace el baile de la cumbia con respecto al hombre que tiene que inclinar el pié, sale bailando, descansa y vuelve.

Es así donde nosotros todos los cumbiamberos o en el baile de la cumbia hay esa diferencia en el bolero, la guaracha, la salsa, en todo, es un baile diferente bien respecto al hombre ya que la mujer tiene que ir serenita. La tradición de la cumbia tenemos que sostenerla a cabalidad puesto de que verdaderamente los factores de algunos nuevos directores pues piensan que hacer una cumbiamba es reunir un grupo de personas, hacer tocar el tambor y dele pa' lante, porque no enseñan ni como va la muchacha ni como va el parejo, debe bailarse la cumbia verdaderamente, no hay una escuela dentro de los mismos grupos para enseñar, donde nosotros pareja que se inscribe pasa a un examen, y si tiene errores de inmediato se les corrige y se le va aportando poco a poco para que cojan. eso es fácil, en una hora ya está completamente adaptada una muchacha. Por ejemplo las personas del interior del país que últimamente les gusta la cumbia, nos ha tocado salir adelante en este aspecto. Quiero agradecerles esta invitación que me han hecho y que siga para adelante nuestra cumbia y que nuestros aportes sean vistos en buena fe. Gracias.

Sigue...


Regreso a la página principal
Regreso a Artículos