LA DANZA EL TORITO Y SU PARTICIPACION EN EL CARNAVAL DE BARRANQUILLA

Por:
Martín Orozco Cantillo


CARACTERISTICAS

En las danzas de congos existe similitud con sus homólogos de algunas regiones africanas. Son supervivencias de los antiguos cabildos de negros de la época colonial en Cartagena de Indias. Dichas danzas se originaron en un baile nacional de negros congoleses, que más tarde en Barranquilla, se convirtió en danza de carnaval.

En la historia del carnaval de Barranquilla, las danzas de congos constituyen su pilar fundamental, siendo las más representativas El Congo Grande y El Torito.

En el año 2005, la Danza El Torito cumple 127 años de actividad continua en las fiestas de Momo. Se caracteriza El Torito por su antigüedad, tradición y conformidad familiar, revelando notoriamente al hombre del Caribe, mediante la expresión artística y folclórica.

Esta institución se ha mantenido por el dinamismo de su director Alfonso Fontalvo Torres, quien la orienta desde 1972; por la motivación de sus integrantes y por el entusiasmo que refleja hacia la festividad del carnaval.

En orden cronológico, encontramos como directores a: Elías Fontalvo Jiménez, fundador, nació el 15 de agosto de 1866 y murió el 25 de mayo de 1934.

Campo Elías Fontalvo, sucesor, nació el 17 de abril de 1898 y murió el 25 de abril de 1971.

Marco Fontalvo, sucesor, nació el 7 de octubre de 1900 y murió el 25 de abril de 1971.

Actualmente es director de la Danza Alfonso Fontalvo y con orgullo barranquillero le acompañó como presidente, desde 1960, Pedro Vengoechea Gerlein; a la muerte de éste, le sucede su hijo Enrique Vengoechea Arrázola.


ATUENDO Y ELEMENTOS MÍTICOS DE LA DANZA EL TORITO

El atuendo que lucen los congos es de extraordinaria belleza y decoración: turbante adornado con borlas de lana de diversos colores, caras de muñecas de caucho o flores artificiales; gola o capa de color verde decoradas con figuras de animales: tigres, águilas, pulpos, confeccionados en lentejuelas; camisas amarilla, pantalón rojo, penca azul (ésta pende del turbante por la parte trasera) y pechera azul.

El director de la danza lleva para distinguirse de los demás integrantes y señalar autoridad. Las mujeres usan blusa sin mangas y una falda de diversos colores con adornos en el ruedo y flores en la cabeza.

Otro elemento característico de los congos es la pintura que acostumbran llevar en las mejillas. Las tribus africanas utilizan la pintura en el rostro, lo cual constituye una rica tradición popular y revela una preocupación de carácter mágico - religioso.

Distinguen además a la Danza El Torito, la insignia de la máscara de toro y la presencia de disfraces animales, como tigres, perros y gorilas. Éstos llevan las correspondientes máscaras zoomorfas. Esta actitud mítica revela una reminiscencia totémica, que constituye un vínculo espiritual como glorificación mágica de la naturaleza, con la cual el hombre se siente identificado. Es, por lo tanto, el reflejo del espíritu humano vinculado a las mismas raíces de la vida, como un parentesco simbólico y espiritual. En las danzas y ritos mágicos de las sociedades secretas africanas, los iniciados participan en la ceremonia, tocados con los símbolos del tótem de la "sociedad" (en algunos casos el macho cabrío).


MUSICA Y BAILE

En las danzas de congo son fundamentales los elementos del baile cantado: tambor, coros y palmas. El baile es acompañado de la percusión rítmica del tambor, el batir de las palmas y la cuacharaca. Los versos son improvisados por un solista y hacen parte de la tradición oral mantenida en la memoria de la danza. Estos versos son expresión y fiel reflejo de las impresiones producidas en el alma humana, es la viva imaginación del hombre hacia los sentidos de exaltación y júbilo sobre la vida, los personajes y sus valores.

La admiración por la Danza El Torito ha sido expresada en el siguiente verso de Manuel Herrera:

Ya llegó la fiesta brava
el torito empezó a bramar
por su lujo y por su fama
la que alegra el carnaval.

Alégrate Barranquilla
no te pongas a pensar
porque fiesta como ésta
tenemos que gozar.

Ya saben quien les canta
con versos tan bonitos
les canta Mañe Herrera
la leyenda de El Torito.

En la danza de congo se distinguen el toque de casa y el toque callejero, que sólo ellos saben interpretar y comprender.

Los integrantes de la Danza El Torito, cuando marchan, bailan en forma de culebra. Cuando bailan para concursar o para presentarse, lo hacen en ruedo con los músico en el centro o frente a ellos. Danza de conjunto, y la danza está en el ritmo, la razón da fuerza a la danza.

Los congos bailan entonces, el ritmo interior que hay en la música que ejecutan el solista, los músicos y el coro de palmas que los acompañan. El ritmo es inseparable de la danza como elemento de sus ser y se entregan con júbilo a ella. La emoción que experimentan los danzantes, músicos y coros, estás en los pasos, gestos, movimientos y actitudes. Este de la danza es, ante todo, simbólico y sugestivo, lo cual se refleja en la riqueza de imágenes y vitalidad que nos ofrece y la convierte en las más comunicativa de las artes.


CEREMONIAS FÚNEBRES Y HOMENAJES

Las danzas africanas bantú realizan cultos funerarios en los cuales elevan plegarias para los difuntos. Estos ritos obedecen a diversas razones de orden religioso, mágico o social.

En forma semejante los Congos de la Danza El Torito temen al espíritu de los muertos. El Sábado de Carnaval muy temprano, las familias Barrios y Fontalvo se dirigen al Cementerio Municipal a invocar la protección del alma de los difuntos familiares o miembros de la danza. Este acto lo efectúan con el objeto de evitar desgracias durante el carnaval.

"Hacemos esta ceremonia con devoción, para que el ánima del difunto nos evite el peligro. A raíz de esta devoción no hemos tenido problemas en nuestra danza. Es una fe y una tradición en la danza porque creemos que los difuntos nos protegen".

Versos alusivos a los difuntos, cantados el domingo de carnaval por Víctor Meza:

Ya se murió coroncoro
ya lo llevan a enterrar
que Dios los saque de pena
y lo lleven a descansar. (bis)

Cantadores como nunca
lleven la cosa con calma
se van las flores del alma
se van y no vuelven nunca.

La solidaridad la manifiesta la danza en los homenajes póstumos que realizan los domingos de carnaval en los hogares de los integrantes desaparecidos días o meses antes del carnaval. El director Alfonso Fontalvo, expresa sus sentimientos de tristeza acompañado por el ritmo de tambor.


Regreso a la página principal

1