Música de Hispania musicahispania@reocities.com


GeoCitiesRank My SiteTake A TourMy GuestbookChat
Pages Like MineSearchSend This PageForums
Email Me
Athens


Música de Hispania

La pertinaz contumelia de nuestros enemigos ha hecho mella entre los hispanos durante los últimos siglos. La detracción de nuestro glorioso pasado, las susurraciones más espantosas, las maldiciones envenenadas, los falsos testimonios, la constante denigración de nuestra fama, ha determinado que en todos los aspectos de la cultura seamos víctimas del odio del imperialismo depredador anglosajón, de la inquina de franceses y germanos, frustrados pueblos que otrora quisieron subyugar América, Europa y el mundo. Es hora ya de volver a escribir la historia, es el momento de librarnos de la propaganda preparada por ellos, y que tantos ingenuos, de entre los nuestros, se siguen creyendo. Fuera complejos.

Pero si en las coyunturas más decisivas de su Historia concentró la Hispanidad sus energías espirituales para crear una cultura universal, difundida por medio del español y de la catolicidad, debemos ya, en el umbral del nuevo milenio, sacudirnos el yugo que nos han querido colocar luteranos, calvinistas y otros rigoristas, para recuperar y entregar al mundo nuestra más preciada sabiduría: no sólo el saber ser, sino sobre todo el saber estar, el saber vivir con sobriedad no exenta de lujuria, rigor no falto de chanza, seriedad sazonada de cachondeo, en este cambalache que el mundo ha llegado a convertirse de la mano de esos integristas que lograron adormecer nuestro Imperio.

Desde esta modesta trinchera queremos colaborar a difundir la música de Hispania, desde los inicios del Imperio hasta el cambiante presente. Si dispones de municiones que aportar, no dudes en cargarlas en estas páginas: debemos tratar de alegrar un tantico al resto de la humanidad que no tiene la suerte de ser como nosotros, esa pobre humanidad restante que se lo toma todo tan en serio, vive agobiada y atormentada por su conciencia, sus creencias, sus vicios reprimidos, su penosa y decadente tristeza.

Ya nos cansa su Wagner, su Debussy, su Mozart. Recuperemos del olvido a Juan del Encina, Cristobal de Morales, Luis de Narváez, Enríquez de Valderrábano, Diego Pisador, Antonio de Cabezón, Diego Ortiz, Francisco Guerrero, Alonso Mudarra, Tomás Luis de Victoria, Francisco Correa de Arauxo... y a otros tantos que pusieron las bases de la música más católica y universal que existe, la hispana, la nuestra, genial mezcla de los residuos de la música antigua, medieval y escolástica, que entre nosotros por suerte no ha evolucionado con el frío rigor o el insoportable amaneramiento con que la encauzaron nuestros enemigos.

La música hispana nunca fue sectaria ni racista: como el resto de la biocenosis cultural en la que está inscrita supo mezclar sus inicios griegos, romanos y medievales con fuentes árabes y musulmanas, con sones aborígenes americanos, con ritmos africanos, con aportaciones orientales. Hoy es la música hispana la más universal, aunque el imperio del jansenista sajón quiera imponer sus ruidos, unos ruidos que impidan escuchar otras voces. Nuestra música vive entre nosotros, personas de cien razas que movemos entremezclados nuestros cuerpos, nos entregamos a mil bailes, damos palmas y cantamos. Que ellos sigan embutidos en sus caducos y gélidos moldes burgueses, protestantes, capitalistas, que dormiten en esos insoportables teatros y salas de concierto, transformación cancerada de lo que otrora fueran tediosas naves de iglesias y catedrales. Pero que se fijen de qué manera aumentan cada día los que ejercen por todo el orbe un imparable hispanismo musical: del flamenco y la guitarra al tango y los ritmos caribeños...

Versiones midi disponibles

Firme, si lo desea, el libro de visitas
Consulte lo que otros dejaron escrito en ese libro

Versiones midi disponibles / Enlaces
Colaboradores / Sugerencias
© 1998 Música de Hispania


Patrocinado por   que le ofrece sus páginas gratuitas