Universidad de Belgrano

HOME

Psicología General

Año 2002

Fasículo No. 2

 

“Los Hilos de Ariadna”

Reflexiones.

por Guillermo Juan Jorge

 

En “Los Hilos de Ariadna” el profesor Friedrich Kaufmann sintetiza aspectos centrales de la psicología en general. Recorriendo sus páginas se hace evidente una búsqueda constante por sondear la naturaleza de la psicología.

 

Síntesis exhaustiva, profunda y significativa se vale de una narrativa clara y didáctica que resulta accesible para aquellos que transitan los primeros pasos de la carrera de psicólogo. Este logro solo es posible cuando lo realiza alguien que acuña una trayectoria de muchas décadas dedicadas a la investigación y enseñanza de la psicología general. 

 

Este conocimiento medular es el que permite exponer gran parte de los temas que hacen a la naturaleza de la psicología. Sin adscribir a ningún marco teórico en particular (transteórico) comienza este recorrido marcado por un objetivo paradigmático inicial: fijar una terminología y proceder común.

 

A mi entender, esa frase será el inicio de una propuesta, de un desafío, que puede analizarse desde una perspectiva “ausubeliana”. Pero, ¿qué conceptos de Ausubel podemos relacionar con esta frase? Ausubel sostiene que la posibilidad de acceder al aprendizaje significativo depende fundamentalmente de dos factores. El primer factor es que el material sea potencialmente significativo (por ejemplo, en este caso, el potencial que le asigno previamente a “Los hilos...”). El segundo factor se refiere a la naturaleza de la estructura cognoscitiva en particular: es decir, que es necesario poseer las estructuras cognitivas apropiadas para que esos nuevos conocimientos sean internalizados, asimilados, para que este aprendizaje sea posible (Ausubel, D.; Novak, J.; Hanesian, H., 1983). 

 

Si buscamos un ejemplo equivalente en la bibliografía psicológica, encontramos que J. Piaget, en el marco de su teoría del desarrollo, afirma que para poder alcanzar el periodo de preparación para el pensamiento conceptual (en general, de 2 a 11/12 años) el niño debe haber completado la fase sensoriomotriz (en general, de 0 a 2 años) (Maier, H., 1989). En nuestro caso, para poder concretar un aprendizaje significativo se “debe haber completado” la estructura cognitiva que torne posible el acceso al nuevo conocimiento.

 

Retomando el pensamiento de Ausubel, encontramos que para comenzar a construir esa estructura cognitiva que hará posible el aprendizaje significativo de una psicología científica es necesario que primero fijemos los términos, para luego poder definir los conceptos. A su vez es necesario que distingamos también los procederes comunes, los procedimientos comunes.

 

Pero eso no basta. También hay que olvidar aquellos pre-conceptos, aquellos conocimientos vulgares y creencias relacionados con la psicología. Estos conceptos erróneos interfieren en la construcción de una nueva “estructura cognitiva adecuada”. Este conocimiento previo inadecuado interfiere el logro del aprendizaje significativo deseado y debe ser remplazado con los términos y conceptos consensuados por la psicología científica. Por ejemplo, cuando queramos definir a la conducta, esta dejará de ser buena o mala, que es un juicio axiológico o valorativo (Sabater, F., 1993) y pasará a ser “la función de una personalidad en situación”.

Aunque resulte paradójico, para saber es necesario un saber previo. Nuestros “esquemas” (Barlett, G., 1996; Rumelhart, D., 1978) deberán estar preparados para el ingreso de la nueva información. Nuestras estructuras cognitivas deben ser las adecuadas para poder incorporar nuevos conocimientos y poder relacionarlos.

 

Esta capacidad dinámica de transformación de las estructuras cognitivas abre la posibilidad de posteriores consecuencias. Por ejemplo, en muchos casos, la relectura enmarcada en un proceso de aprendizaje, tiene la particularidad de ser resignificada. Es frecuente que luego de releer un texto se comprenda de un modo diferente. Muchos aspectos que no resultaron claros o pasaron inadvertidos, ahora pueden pensarse de un modo diferente. Pocas veces es el mismo texto que leímos con anterioridad. Aparece un nuevo texto a partir de la resignificación que nuestra experiencia imprime, que nuestro trajinar construye.       

 

Continuando la lectura de “Los hilos...” encontramos que el autor plantea que la dificultad en definir a la psicología y a su objeto de estudio se debe a una realidad fácilmente comprobable. En primer término, esta dificultad se manifiesta por su característica de estar ligada a otras ciencias. En segundo término, a raíz de la confusión que surge por la diferencia existente entre el sentido común y la psicología (que posee mayor cúmulo de conocimientos, mejor organizados y provistos de mayor validez y confiabilidad). Una tercer indeterminación es aquella que se plantea entre los conceptos de psicología como ciencia y como aplicación práctica de sus hallazgos.

 

Luego de enumerar las dificultades en torno a la definición de la psicología, el autor recorre un camino que seguirá un derrotero certero, planificado. Se sucederán, paulatinamente, diversos temas centrales de la psicología científica. Partiendo de los niveles de integración y de análisis, Kaufmann ubica a la psicología como un posible nivel de análisis del nivel de integración de lo humano. Luego abordará el objeto de estudio de la psicología, desde una perspectiva histórica y desde el momento actual. En este marco, el actual,  definirá sus relaciones, analizando cada uno de sus componentes: conducta molar, persona, personalidad y situación. Por último, retomando el concepto de la psicología como ciencia, diferenciada del conocimiento vulgar, construirá el modelo estructural básico, recurso teórico para comprender claramente los aspectos estructurales y los procedimientos de esta psicología científica.

 

Haciendo el texto nuestro, recorramos su trama con mayor detalle.

 

El ser humano desarrolla constantemente procesos conductuales y mentales que pueden ser estudiados y comprendidos desde el nivel de análisis psicológico. Pero no es el único modo o nivel posible de análisis. Para ubicar a la psicología en el conjunto de las ciencias del hombre recurrimos a conceptos derivados de un análisis categorial o sea de las estructuras cognitivas (conceptos) de niveles de integración y análisis.

 

Los niveles de integración son los pasos en el creciente orden de complejidad de la materia, desde el hidrógeno y los minerales puros, pasando por toda forma de vida, hasta el ser humano: nivel de lo inerte, de vida vegetal, de vida animal y de lo humano. Entendemos a la complejidad como multiplicidad organizada.

 

Los diferentes modos de estudio de estos niveles de integración se denominan niveles de análisis. El nivel de lo inerte es estudiado por la física y la química, el nivel de integración de lo vivo es estudiado fundamentalmente por la biología (botánica) y la zoología. El nivel de integración de lo humano es analizado por la psicología, la sociología, la antropología filosófica, etc. Por supuesto, este nivel también es abordado por la biología, la física y la química.

 

Entonces podríamos decir que la psicología es uno de los posibles modos de análisis del nivel de integración de lo humano.

 

Vinculado a estos niveles existen dos errores epistemológicos frecuentes: el reduccionismo y la transposición. El reduccionismo consiste en pretender explicar el complejo nivel de lo humano a través de un solo nivel de análisis (por ejemplo: biologista, psicologista, etc.). Denominamos transposición a la práctica que pretende aplicar leyes o principios que corresponden a fenómenos de niveles superiores de integración para explicar o interpretar fenómenos de niveles menos complejos (por ejemplo: la fidelidad del perro, etc.). 

 

A partir de este momento, el autor vuelve sobre el tema central del texto: la comprensión del objeto de estudio de la psicología. Primero lo hace desde la perspectiva de sus antecedentes históricos; luego en relación a su concepción actual. La primer perspectiva, sus antecedentes históricos, es, a mi entender una síntesis sumamente útil para comprender los aspectos centrales de las diferentes escuelas psicológicas. Es el punto de partida para ubicarnos, conceptual y cronológicamente en relación a los movimientos teóricos que marcan el origen y la evolución del conocimiento de la psicología como ciencia. Por ejemplo, si estudiamos a la percepción desde la visión de la Gestalt, resulta de gran utilidad conocer sus antecedentes históricos, influencias y premisas centrales.

 

Adquirir este tipo de conocimiento previo facilita la tarea de construir los cimientos necesarios para tener acceso a todas las temáticas que giran en torno a la psicología. Posibilita crear esas estructuras cognoscitivas que resultan indispensables para desplazar el aprendizaje por repetición reemplazándolo por un conocimiento significativo.

 

La segunda perspectiva, es decir, la concepción actual, define al objeto de estudio de la psicología o sea a la conducta humana comprendida como manifestación de la interacción de la persona, considerada como sistema, con su entorno (situación): C = f (P ßà S).

 

La conducta humana abarca tanto los reacciones simples (conducta molecular) como las conductas complejas o conductas molares. La conducta molar es motivada, es decir, intencional, dirigida y con significado. Tiene un objeto meta y una finalidad: la adaptación que a su vez comprende la asimilación y la adaptación.

 

La asimilación es el proceso mediante el cual se modifican los elementos de la situación para que puedan ser incorporados a las estructuras de la personalidad (nivel biológico: digestión, nivel psicológico: juego del niño con escoba à caballo). La acomodación es el proceso de ajustar la conducta a los requerimientos de la situación (nivel biológico: boca se abre, glándulas segregan saliva à digestión, nivel psicológico: imitación vocal del niño). La adaptación se refiere a aquellas conductas en donde ambos procesos (asimilación y acomodación) se hallan en equilibrio y ninguno predomina.

 

La definición del objeto de estudio de la psicología incorpora nuevos conceptos: la personalidad y la situación. El autor aclara algunos aspectos en relación a ellos. Se considera que el ser humano real, existente es una persona (María, Pedro, etc.). El concepto de persona se refiere al individuo humano concreto. Como tal es un sistema abierto, interactivo y en desarrollo, especialmente con su entorno social.

Por su parte la personalidad (introvertido, extrovertido, etc.) es un constructo teórico, una construcción hipotética elaborada por la psicología con la intención de comprender la manera exclusiva del ser y hacer que es propia de la persona considerada como un sistema.

 

La personalidad será entonces “una configuración dinámica que a lo largo de la historia de una persona va adquiriendo el conjunto de sistemas psico-físicos que determinan su particular adaptación a las situaciones del medio” (Allport, G. W., 1961).

 

La personalidad es una estructura teórica que abarca rasgos morfológicos externos e internos, innatos y adquiridos (constitución) como también pautas de comportamiento adquiridas a través de las experiencias con el medio o situación (carácter) y disposiciones que se mantienen casi como invariables desde la infancia y a lo largo de la vida (temperamento).

 

Frente a esta disposición de invariabilidad de la conducta, puede ocurrir que se piense que esta característica no es universal, que no se da en todos. Alguien podrá recordar que conoce a una persona que suele variar su temperamento día a día. Pues será justamente esa variabilidad de temperamento el rasgo que predomine, el que se mantenga invariable.

 

En relación a la situación podemos decir que comprende los elementos, hechos, relaciones y condiciones del medio que tienen necesariamente un antes, un devenir, un después y una meta.

 

Resumiendo, podemos entonces decir que la psicología estudia a la conducta como una función del sistema formado por una personalidad interactuante con una situación. Complementariamente, la conducta es la expresión de una personalidad interactuando con su situación. Entonces, es posible llegar al conocimiento de la personalidad de la persona por medio del estudio de la conducta que realiza en determinadas situaciones.     

 

Prosiguiendo la lectura, mas adelante, el profesor Kaufmann plantea la necesidad de adquirir un conocimiento científico de la personalidad. El conocimiento científico es comunicable y metodológicamente verificable, características que lo distingue del conocimiento vulgar.

 

Denominamos al método científico al camino necesario para adquirir un conocimiento científico. En psicología, el método científico toma características particulares según la meta que se deba alcanzar o el problema a resolver. Esta meta determinará el enfoque.

 

                                                                                         à Enfoque Experimental (general)

 

Ÿ Método Científico: según su meta determina el enfoque

           

                                                                                        à Enfoque Clínico (particular)

 

 

Las características salientes del enfoque clínico son:

 

Ÿ Enfoque Clínico:

 

à Observación y Descripción

à Diagnóstico (explicación)

à   Modificar o Predecir

 

 

 

Las principales características del enfoque experimental son:

 

                                                 Metodología

            Plano Empírico                                     Plano Formal

 

             Observación -------------------------------->  Descripción

                                                                                       â

                                                                                       â  

                <----------------------------------------  Formulación de Hipótesis

              â                                                                (explicación)

              â

            Verificación / Contrastación  ------------>  Generalización

 

 

Por último, unas palabras en relación al Modelo Estructural Básico.

 

En el campo de la psicología existen dos aspectos que son trans-temáticos: los hechos psíquicos y el trato que le damos. Los hechos psíquicos (sentimientos, pensamientos, conductas) no se organizan por temas ni por áreas. Son procesos y hay que tener en cuenta su interacción e interrelación.

 

Debemos lograr que al estudiar estos hechos, se relacionen con aquellos aspectos y áreas que se corresponden y están interrelacionados. Para ello el profesor Kaufmann propone una macroestructura para el conocimiento psicológico que no sólo sea trans-teórica sino también trans-temática (tt/tt).

 

El hilo verde: hay cuatro aspectos fundamentales que pasan por todos los temas y áreas de la psicología relacionados con la macroestructura del sistema psíquico:

 

            1) conductas y procesos mentales

            2) variaciones dependientes de la situación (adaptación)

            3) diferencias dependientes de la personalidad

            4) evolución de la personalidad

 

El hilo rojo: hay variados procedimientos necesarios para obtener y utilizar conocimientos psicológicos. Son actividades pueden considerarse como universales de todas las ciencias (tt/tt).           

 

            1) observar y describir

            2) explicar

            3) predecir

            4) modificar

            5) evaluar

 

El Modelo Estructural Básico (MEB) posee la característica de ordenar los diferentes aspectos básicos del sistema psíquico según un esquema comprensivo que sea tt/tt.  

           

 

Hilo Verde                                                                       

Macroestructura 1 (tt/tt)                                      

(aspectos estructurales de la  Psicología)                                                       

                              

A- Procesos mentales activos                         

 (Receptivos - Ejecutivos)                                        

B- Personalidad - Situación                            

(Ambiente - Medio)                            

C- Evolución            

(Maduración y Aprendizaje)        

 

Hilo Rojo

Macroestructura 2  (tt/tt)

(comprensión de los procedimientos)

 

A- Observación y Descripción        

B- Explicación           

C- Predicción

D- Evaluación

     

Nivel A (hilo verde)

 

Procesos mentales vigentes: (percepciones, sentimientos, pensamientos, motivaciones), que pueden ser concientes o inconcientes. Se pueden dividir en: aquellos que incorporan y elaboran la situación à procesos receptivos. Aquellos que actúan sobre esta situación y entregan o devuelven algo de ella à procesos ejecutivos.

 

Nivel B

 

Personalidad (Bp): Incluye las características de la personalidad y la identidad temporal.

Situación (Bs): Incluye el ambiente y el medio social.

 

Nivel C

 

Evolución: incluye la maduración y el aprendizaje.

 

Concluyendo, considero necesaria una aclaración. Estas reflexiones buscan ser un instrumento para profundizar la lectura del texto. Tal vez pueda servir como una guía de lectura, pero de ningún modo intenta reemplazar su lectura, ya que es insuficiente e incompleto. Una síntesis provechosa es el resultado de un trabajo previo de esfuerzo, estudio, elaboración y significación. Nunca el inicio hacia el conocimiento.

 

 

 

Bibliografía

 

Ausubel, D. et alt.: Psicología educativa. Ed. Trillas, México, 1983.

Bartlett, G.: Recordar. Una teoría del recuerdo. Ed. Cuspide, Barcelona, 1996.

Kaufmann, F.: Los hilos de Ariadna  para explorar la Naturaleza de la Psicología. Ed. Cathedra. Bs. As., 1995. 

Kaufmann, F.: Psicología General. Elementos para una introducción. Ed. Belgrano. Bs. As., 1996.

Kaufmann, F.: Una introducción a la Psicología. Ed. Belgrano. Bs. As., 1996.

Maier, H.: Tres teorías sobre el desarrollo del niño: Erikson, Piaget y Sears. Ed. Amorrortu. Bs. As., 1989.