UNA POSIBLE SOLUCION AL PROBLEMA DE LOS NIÑOS DE LA CALLE

El problema de los niños de la calle es algo tan latente y tan visible en nuestro medio, nadie puede ignorar una realidad que se ve todos los días de una manera cruda y desgarradora sin que las autoridades respectivas hagan algo para darle una solución satisfactoria tanto para la sociedad, para el país y por su puesto para los niños.

El drama por el que pasan los niños de la calle no lo entendemos muchos,  nos encolerizamos cuando vemos a un pirañita hacer de las suyas, todos nos indignamos cuando cometen fechorías y más cuando somos víctimas de ellos, otros nos fastidiamos cuando nos abordan para pedirnos una limosna y de la misma manera muchos nos asombramos cuando vemos a algunos de ellos drogarse en plena calle  con cola para zapatos o cuando una niña vende su cuerpecito para conseguir un plato de comida generalmente para ella y sus hermanitos menores. Pero sea cual fuere la circunstancia en que nos topamos con ellos siempre nos producen alguna reacción ya sea de lástima, de rabia contra la situación o de rabia contra esos niños que dicho sea de paso no tienen la culpa de pasar por eso. Pero de lo que si estamos seguros es que estos niños de la calle en vez de ser futuros profesionales, técnicos o buenos trabajadores manuales serán los futuros delincuentes que robarán, asesinarán, violarán y delinquirán si no le buscamos una solución a tan delicado problema.

Ahora bien, ¿qué hacemos?, en Brasil unos tuvieron la brillante idea (?) de eliminarlos, total son escoria y no merecen vivir, así que lo mejor que pudieron hacer fue tratar de exterminarlos como si de esa manera solucionarían el problema. Otros piensan que lo mejor es encerrarlos en prisiones para menores con un sistema carcelario idéntico al de los delincuentes mayores y con los mismos vicios y deficiencias. Y finalmente los más creen que la solución es internarlos en un albergue  por un tiempo, enseñarles un oficio y luego soltarlos a la calle, pero esto generalmente no llega a todos los niños de la calle y tampoco soluciona el problema.

Como en todo lo malo que pasa en nuestro país esto tiene solución y como lo digo siempre la solución es simple, fácil y realizable, el único requisito es que nuestras autoridades quieran resolverlo, eso es todo, que se va a necesitar recursos económicos, claro que si, pero insisto en que gastamos miles de millones de soles en cosas improductivas, en cosas inútiles y en cosas que no resuelven nada, entonces ¿por qué no gastar un poquito de lo que tenemos para resolver un problema que si no lo hacemos en el futuro será más grave?

Dicho esto empiezo a exponerles y a poner en consideración de Uds.   esta idea que no tiene que ser la única ni mucho menos la mejor, pero de lo que se trata es de eso, de que todos nosotros aportemos una idea y a lo mejor entre todos podemos sacar algo realmente bueno.

Para solucionar el problema de los niños de la calle es obvio que hay que sacarlos de la calle y para lograr eso se tiene que saber cuantos son, sus edades, su sexo, si tienen familiares o no, si son drogadictos o no, si trabajan para sostener a su familia o son explotados por adultos, etc. Es decir que en primer lugar se debe hacer un censo de todos los niños de la calle y de acuerdo a los resultados que arroje este censo se procede a crear tantos centros de albergue como sean necesarios para que ni uno solo de estos menores quede fuera del programa. Estos albergues se pueden distribuir a lo largo del territorio nacional y se deben de distribuir a los menores clasificándolos en primer lugar por:

  1. Peligrosidad.- De acuerdo a lo que establezcan los especialistas en recuperación de niños desadaptados se deben de clasificar y separar a los niños más peligrosos, aunque Ud. no lo crea hay niños que a su corta edad ya son asesinos, otros que no siéndolo son los pirañitas que aunque no maten son extremadamente peligrosos y agresivos.

  2. Drogadictos.- Los niños con problemas de famacodependencia no pueden estar junto a los niños que no lo son.

  3. Niños con problemas de aprendizaje.- Los niños que tienen problemas de aprendizaje o que son rebeldes difieren mucho de los que delinquen, una cosa es ser rebelde y otra delincuente.

  4. Niños que han sufrido maltratos y abusos.- Los niños atormentados por abusos, los que tienen traumas severos o los que han sido violados tampoco pueden estar mezclados con niños que tienen otro tipo de problemas.

  5. Finalmente los niños que no siendo delincuentes ni drogadictos son niños abandonados a su suerte en las calles, tienen otro tipo de trauma y debido a la ley de la selva que impera en las urbes son presas fáciles de los malos hábitos y potenciales delincuentes.

Hay que partir de que todos los niños de la calle son niños con problemas y con traumas pues nadie que se vea viviendo en la calle puede ser una persona sana y mucho menos un niño que es un ser tan frágil física como psicológicamente.

En este programa puede participar de una manera muy activa la iglesia a quienes se le delegaría la custodia de los menores y además, quién mejor que los señores curas para realizar esta labor tan delicada y tan altruista. Así mismo, se debería de coordinar toda la grandiosa ayuda que aportan las muchas ONGs que en la actualidad dan albergue y alimentos y a veces hasta educación a estos menores. Si se lograra hacer un solo paquete, mejor dicho, un solo programa que incluya el esfuerzo del gobierno, la iglesia, las ONGs, la empresa privada y hasta nosotros los ciudadanos comunes y corrientes quienes podríamos participar como voluntarios en alguna actividad, pues esto sería grandioso.

Bien, el problema no se resuelve encerrando a los niños de la calle en un albergue, de ninguna manera, el programa debe incluir un tratamiento psicológico en la mayoría de los casos  y psiquiátrico cuando sea necesario hecho por profesionales y su misión primordial será la de cambiarles la mentalidad a todos estos menores para que en el futuro sean personas de provecho y de bien, no importa que hayan sido drogadictos, delincuentes, etc.

De la misma forma, debe haber un equipo de docentes especializados en este tipo de niños para que los eduquen y que les inculquen los valores morales  que carecen.

Estos niños deben de contar con instalaciones adecuadas para su rehabilitación, deben contar con canchas para deportes, dormitorios confortables, limpios   y decentes, nada de cuartos o instalaciones similares a prisiones.

Los menores deben de desarrollar actividades de entretenimiento y ocio, así como nuestros hijos cuentan con momentos de diversión y esparcimiento, los niños que estén dentro de este programa tienen el mismo derecho a gozar de estos momentos tan importantes para la vida de un menor.

Por otro lado, el programa debe de incluir charlas para padres o familiares de los menores que los tengan  para hacerles ver la importancia y el valor de un ser humano a quien han abandonado a su suerte y por lo tanto cambiar su forma de pensar.

Hay un requisito indispensable para que este programa sea un éxito y es que no se puede permitir que estos menores sean tratados como delincuentes o como elementos problema para la sociedad, la finalidad de esto es que estos menores sean verdaderamente rehabilitados y rescatados para la sociedad, si se los trata como antes, es decir como delincuentes, no se estará haciendo nada, no importa que un niño haya cometido el delito que sea, ese es un niño que debe tener otra oportunidad en la vida y la misión de este programa debe ser ese, todos los que participen en este programa deben de ver al menor como un ser humano y no se debe permitir que nadie que trabaje en este programa sea médico, docente, etc.  los  castigue físicamente o maltrate so pena de ser castigado el que incurra en esta falta de acuerdo a una ley que se dictaminaría para este fin. Los niños de la calle deben ser tratados como personas y es el gobierno y  la sociedad quienes tienen la obligación de velar por ellos, no es posible que no se esté haciendo nada por ellos, en un sistema verdaderamente democrático no se puede permitir este tipo de injusticias por los que pasan estos niños, si un gobierno  no vela por los más débiles, pues, sencillamente no está cumpliendo con la misión que le fue conferida por medio de la elección popular.

La duración de la permanencia de un menor en estos centros especializados lo deben establecer sus autoridades de acuerdo a factores que ellos avaluarían, pero en ningún caso deben de botar a un menor a la calle si este no cuenta con los medios suficientes como para valerse por si mismo, esto implica que los menores deben de salir de estos centros con una educación secundaria como mínimo y deben dominar un oficio con el cual se ganarán la vida decentemente. 

Esto que estoy proponiendo no es cosa de otro mundo, como  ven es una solución tal simple, fácil y realizable, si hacemos esto nos ahorraríamos el espectáculo de ver a niños delinquiendo, drogándose, prostituyéndose o en el mejor de los casos  mendigando en las calles. Es solamente cuestión de crear un buen programa convencidos de verdad que queremos solucionar este problema, pues si creamos un programa solamente con la idea de aplicar un pañito de agua caliente o de hacer las cosas como antes en que se pensaba que crear un albergue o un centro de reclusión infantil era un favor o una dádiva del gobernante de turno, no estaremos haciendo nada.

Es increíble como los sucesivos gobiernos que hemos tenido nos han dicho constantemente que la solución a los tantos problemas que tenemos son difíciles de solucionar, que somos un país pobre y por lo tanto tenemos que seguir soportándolos, pero yo les quiero decir que casi todos los graves problemas por los que pasamos son tan fáciles de solucionar, la clave de eso esta en que debe haber una verdadera voluntad política por parte de nuestros gobernantes, no es verdad que se necesitan grandes sumas de dinero, no es verdad que tenemos que ser una país rico o desarrollado para empezar a solucionar nuestros problemas, nada de eso es cierto, podemos empezar a resolver problemas tan graves como el de los niños de la calle y muchos otros mientras nos encaminamos al desarrollo que todos queremos y al que vamos a llegar, lo podemos hacer simultáneamente mientras por un frente solucionamos problemas como este, por otros frentes nos encaminamos a ser un país desarrollado, la cosa es ponerse manos a la obra y hacerlo, si nos ponemos en el plan de víctimas y no hacemos nada los problemas se nos acumulan y van creciendo por lo que es necesario que tomemos consciencia de que hay que tomar acciones ya, ahora y no perder más tiempo.

Javier Arteta Franco

artetaj@cantv.net

 

 

.