Himno Nacional del Perú


El Himno Nacional es el emblema sonoro de la Patria. Es una composición poética y musical adoptada al inicio de la República, destinada a perpetuar la heroica gesta del pueblo del Perú con la que se logró romper el dominio español.

En su letra y música se perennizan las ideas de los fundadores de la República. Por ejemplo: el juramento que "la Patria al eterno elevó" de ser libre por siempre, así como la promesa de no verla oprimida nunca más y el testimonio de los siglos para cumplir ese voto sagrado.

Consta de un coro de cuatro versos y seis estrofas, cada una de ocho versos decasílabos que traducen e interpretan el hecho social de la emancipación.

La música del Himno es de gran calidad, especialmente el coro, cuyo acento produce una reacción emotiva intensa. En las estrofas palpita la música marcial y la poesía popular, que emociona por lo majestuoso de su melodía y excita con sus enérgicos acentos.

El Himno Nacional del Perú, está considerado como uno de los más bellos del mundo por su melodía marcial y vibrante y por la fuerza expresiva de sus versos, particularmente del coro. Personalidades de distintos países han expresado su admiración por nuestra canción nacional. "Bien valio la pena haber luchado por su independencia bajo la unción mística de un himno cantado para Dios", fue expresión del tribuno y político español Emilio Castelar.

El General Pablo Clement, miembro de la Misión Militar Francesa que reorganizó el Ejército en 1896 dijo: "Después de la Marsellesa, es el único himno que me ha hecho sacudir el corazón y humedecer las pestañas".

Estas expresiones de reconocimiento, hacen justicia a sus autores. Son pocos los himnos que describen con tanta fidelidad la gesta heroica de un pueblo para alcanzar su libertad.

Es incuestionable que el Himno Nacional es una joya histórica y por ello debe conservar su integridad y caracter que le imprimieron sus autores, y el propio pueblo peruano, recogiendo el mensaje de los fundadores de la República.


 

Himno Nacional del Perú

Letra: José de La Torre Ugarte

Musica: José Bernardo Alcedo

Restauración y Armonización de la Música: Claudio Rebagliatti

 

CORO

Somos libres, seamoslo siempre,

y antes niegue sus luces el sol,

que faltamos al voto solemne

que la Patria al eterno elevó.

 

ESTROFAS

Largo tiempo el peruano oprimido

la ominosa cadena arrastró;

condenado a una cruel servidumbre

largo tiempo el silencio gimió.

Mas apenas el grito sagrado

Libertad en sus costas se oyó,

la indolencia de esclavo sacude,

la humillada cerviz levantó

 

Ya el estruendo de broncas cadenas

que escuchamos tres siglos de horror,

de los libres al grito sagrado

que oyó atónito el mundo, cesó.

Por doquier San Martín inflamado,

libertad, libertad, pronunció,

y meciendo su base los Andes

la anunciaron, también, a una voz.

 

Con su influjo los pueblos despiertan

y cual rayo corrió la opinión;

desde el istmo a las tierras del fuego

desde el fuego a la helada región.

Todos juran romper el enlace

que natura a ambos negó,

y quebrar ese cetro que España,

reclinaba orgullosa en los dos.

 

Lima cumple ese voto solemne,

y severa, su enojo mostró,

al tirano impotente lazando,

que intentaba alargar su opresión.

A su esfuerzo saltaron los grillos

y los surcos que en si reparó,

le atizaron el odio y venganza

que heredara de su inca y señor.

 

Compatriotas, no más ver la esclava

si humillada tres siglos gimió,

para siempre jurémosla libre

manteniendo su propio esplendor.

Nuestros brazos, hasta hoy desarmados

están siempre cebando el cañón,

que algún día las playas de Iberia,

sentirán de su estruendo el terror.

 

En su cima los Andes sostengan,

la bandera o pendón Bicolor,

que los siglos anuncie el esfuerzo

que ser libres, por siempre nos dió.

A su sombra vivamos tranquilos,

y al nacer por sus cumbres el sol,

renovemos el gran juramento

que rendimos al Dios de Jacob.

 


 

Reseña Histórica del Himno Nacional

Las páginas importantes de la historia humana frecuentemente han estado nubladas por la imprescisión, por falta de documentos, por discrepancias en tradición oral, etc. Tal ocurre con el Himno Nacional del Perú.

Es lamentable la ausencia de documentos originales sobre la historia del Himno Nacional. No se encuentra información sobre el concurso que fue convocado, ni sobre el fallo del jurado, ni sobre el decreto del gobierno aprobando la obra de Alcedo y de La Torre Ugarte. No se conserva la partitura original de la música compuesta por Alcedo. Se ignora la fecha de su estreno oficial.

La documentación existente, referida al tema ha sido formulada con posterioridad a la realización de los hechos. En estos testimonios se aprecian sustanciales diferencias que dificultan el esclarecimiento de la verdad histórica.

Días despues de la proclamación y jura de la independencia, el protector del Perú, Generalísimo José de San Martín, ordenó publicar en la Gaceta Ministerial de 7 de Agosto de 1821 la convocatoria del gobierno a los artistas y compositores para que escribiesen la Marcha Nacional, señalando al mismo tiempo como recompensa al artista que resultara agraciado por la adopción de su himno, "el premio del gobierno y las gracias de sus conciudadanos".

Según la tradición, seis autores participaron en el concurso cuyas composiciones fueron ejecutadas en el orden siguiente: la del músico mayor del Batallón "Numancia"; la del maestro Huapaya; la del maestro Tena; la del maestro Filomeno; la del Padre Cipriano Aguilar; la del maestro de Capilla de los Padres Agustinos; y las dos que presentó José Bernardo Alcedo, en ese entonces hermano terciario del Convento de Santo Domingo.

Apenas terminada la ejecución de la última composición, segunda de Alcedo, el General San Martín sin contener el entusiasmo que le causó, se habría puesto de pie y exclamado... "Sin disputa, éste es el Himno Nacional del Perú".

La marcha nacional habría sido estrenada en forma oficial la noche del 24 de Setiembre de 1821 en el teatro de Lima, en función a la que asistieron San Martín y destacados próceres de la Independencia. Según referencias de la época, cantó, por primera vez en público, las estrofas originales del poeta iqueño José de la Torre Ugarte, la soprano limeña Rosa Merino; los asistentes puestos de pie, estimulados por Alcedo, que dirigió la orquesta, entonaron fervientemente el coro.

El 13 de abril de 1822 por Decreto Gubernativo, suscrito por el Supremo Delegado Bernardo de Tagle, se ordenó que los niños de todas las escuelas concurrieran a la Plaza de la Independencia (actual Plaza de Armas) de Lima, todos los domingos a las cuatro de la tarde, a cantar "la marcha nacional del Perú", cuidando los maestros que lo ejecuten con el mayor decoro y propiedad.

La música y la letra del Himno Nacional fueron publicadas por José Bernardo Alcedo en su libro "Teoría Elemental de la Música". En la letra aparecen el coro y seis estrofas, versos que según confiesa Alcedo ya habían experimentado "algunas modificaciones" y en la que no figura la estrofa mas cantada y mejor ajustada a la música que comienza con "Largo tiempo el peruano oprimido...etc".

Poco tiempo después de la victoria de Ayacucho, el Capitán José Hipólito Herrera publicó el "Album de Ayacucho", donde aparece la letra del Himno Nacional con el coro y cuatro estrofas, no figurando entre estas la citada en el libro de Alcedo.


Regresar al Indice del Manual

1