BREVE RELACION DESDE LA INDEPENDENCIA Y PRIMERAS DECADAS DE ESTE SIGLO DE LA PRESENCIA DE LA IGLESIA EN EL CAMPO MILITAR HASTA LA CREACION DEL SERVICIO DE CAPELLANIA DE LAS FUERZAS ARMADAS


(Esta relación está basada en una serie de documentos y de archivos; sobre todo en documentación escrita de su Eminencia El Cardenal José Humberto Quintero).

 

La presencia de la Iglesia, pastora y guía maternal en el campo de las Fuerzas Armadas se evidencia desde la misma presencia de los Españoles en territorio Americano, pero de una manera directa y en lo que atañe a nuestra nacionalidad y gentilicio, viene desde las Gestas Emancipadoras.

Como signo de simple curiosidad la presente reseña:.

"En tiempos del General Gómez se creó el cargo de Capellán General del Ejército, cargo que ocupo el Presbítero Carlos Borges, y que para el año de 1946, desempeñaba el Párroco de Maracay, Padre Hilario Cabrera ".

"Para entonces el Servicio de Capellanía figuraba en la ley Orgánica del Ejército y de la Armada, pero en realidad nunca había funcionado en la debida forma".

A solicitud de las mismas Fuerzas Armadas, en la persona del Ministro de la Defensa, Coronel Carlos Delgado Chalbaud, correspondió a Don Rómulo Betancourt, Presidente de la Junta Revolucionaria de Gobierno, decretar la creación del Servicio de Capellanía.

En reemplazo del Presbítero Hilario Cabrera es nombrado, el 29 de mayo de 1946, Capellán General del Ejército el Presbítero Doctor José Humberto Quintero Parra. En la Orden General Nº 22 y por Resolución Nº 106 del Ministerio de la Defensa, el 10 de Julio de 1946, se creó la Dirección del Servicio de Capellanía de las Fuerzas Armadas Nacionales, siendo designado director del mismo el hasta entonces Capellán General, Presbítero Doctor José Humberto Quintero Parra, quien fue asimilado al grado de Teniente Coronel.

Al mes siguiente, 08 de agosto del mismo año, fue nombrado subdirector del Servicio el Presbítero Juan de Dios Lozada, asimilado al grado de Mayor y como Oficial Auxiliar del presbítero José Miguel Zambrano, asimilado al grado de Capitán. El 05 de Octubre de ese mismo año se designaron cuarenta y dos (42) Sacerdotes para desempeñar el cargo de Capellanes en diferentes Unidades de las cuatro Fuerzas.

En los primeros días del mes de Julio de 1947, fue nombrado Director del Servicio de Capellanía el presbítero Ramón I. Lizardi, quien más adelante, el 15 de agosto de 1956, fue revestido de la dignidad episcopal, como Obispo Auxiliar de Caracas ejerciendo el cargo hasta la fecha de su muerte en Julio de 1972.

Al fallecer Monseñor Ramón I, Lizardi, se encargó de la Dirección del servicio, por disposición superior, el Ilustrísimo Monseñor, Teniente Coronel (EJ) José del Carmen Manzanares, quien ocupó dicho cargo hasta la designación del Excelentísimo Monseñor Coronel (EJ) MARCIAL AUGUSTO RAMIREZ PONCE, según Resolución DG-1015 del 13DIC72, cargo que desempeño como Obispo Director del Servicio de Capellanía,pasando a ser, por disposición del Santo Padre, Previo acuerdo con el Señor Presidente de la República, luego de la creación del Ordinariato Militar de Venezuela, su primer Ordinario, y que ostenta actualmente.

El Servicio de Capellanía ha estado presente por medio de sus Delegados en varios Encuentros Latinoamericanos de Pastoral Castrense celebrados en diferentes naciones del Continente y de España, con la suerte de haber sido la Sede del IV Encuentro Latinoamericano de Pastoral Castrense celebrado en la ciudad de Los Teques.

La preocupación constante del Servicio de Capellanía se ha manifestado en la elaboración de varios documentos relacionados con la Pastoral Castrense, entre ellos podemos citar: El Boletín Informativo, El Catecismo Castrense, El Libro "Soy tu amigo, sígueme" que es una síntesis de la doctrina católica especialmente diseñada para el Personal Militar, el Catecismo Católico del Servicio de Capellanía de las Fuerzas Armadas Nacionales de Venezuela, El Catecismo para la Armada.

En la actualidad ya el Ordinariato Militar cuenta con Sacerdotes que cubren Pastoralmente el Campo de las Fuerzas Armadas, con la colaboración de religiosas de varias congregaciones femeninas y de laicos comprometidos.


atras.gif (488 bytes)