•Ángel Barrio de la Fuente • 
Presidente de la Asociación de Padres de Familia Separados de Burgos
«La custodia compartida disminuiría los índices actuales de violencia doméstica»
Este burgalés tiene 45 años y desde 1996 está separado de la que fuera su esposa, con quien tuvo un hijo. Un año más tarde rehizo su vida con otra compañera, también separada, con la que convive desde entonces en la capital palentina junto a su hijo, que tiene en la actualidad 14 años, y a las dos hijas de su actual mujer. Fue uno de los impulsores de la Asociación de Padres de Familia Separados de Burgos, colectivo en el que desarrolla la función de presidente en la actualidad.

JORGE CANCHO / PALENCIA

Ángel Barrio de la Fuente presentó el pasado miércoles en Palencia el informe Iceberg que las asociaciones de padres separados presentaron en el mes de junio en la comisión mixta del Congreso y Senado, mientras que en diciembre lo hicieron en la X Reunión Nacional de Psiquiatría Forense sobre violencia doméstica y malos tratos que se desarrolló en Burgos.

¿Qué es el informe Iceberg?

Es una recopilación de estudios contrastados de fuentes oficiales, generalmente, sobre el tema de violencia doméstica y malos tratos tanto en menores, como entre cónyuges. En dicho informe, elaborado por padres separados, se evidencia que la agresividad y la violencia es un patrimonio del ser humano y que las víctimas no solamente son mujeres, sino que también son varones y niños.

¿Qué se busca con este informe?.

Lo que pretendemos es que las instituciones hagan un estudio serio sobre violencia doméstica, en el que se haga un especial hincapié en aquellas situaciones de separación y divorcio. Debe ser un estudio objetivo, no-sexista y de acuerdo a los resultados que de él se deriven se legisle en consecuencia.

¿Tan mal se legisla actualmente en esta materia?.

Muy mal, pues se hace a ciegas, ya que en España no existen estudios oficiales sobre el alcance de la violencia doméstica, que tiene una especial incidencia en las situaciones de separación y divorcio. Actualmente los juzgados otorgan sistemáticamente la tutela y custodia de los hijos a las madres. El porcentaje es significativo, ya que en el 95% de los casos los menores se quedan con las mujeres. Sin embargo, en el informe Iceberg se demuestra que hay razones suficientes para variar la legislación y que los padres tengan al menos un trato igualitario frente al de las madres.

¿Qué datos son esos?.

Por lo que se refiere a violencia infantil destaca uno que se incluye en un estudio del Centro Reina Sofía realizado en la Comunidad de Valencia. El 60% de los 3.500 expedientes abiertos por malos tratos en los años 1997-98 los provocaron las madres. Luego, dentro de las familias reconstituidas el más agresor es el padrastro mientras que los padres biológicos son los que menos violencia ejercen sobre los menores. A este respecto hay que tener en cuenta también que en las familias reconstituidas el porcentaje de malos tratos a los menores se multiplica por 4 frente a los que se registran en la familia biológica, mientras que en las monoparentales se multiplica por 19. Resumiendo. Donde más seguro está el niño es en el seno de la familia biológica, luego en la reconstituida bajo la tutela del padre y madrastra y por contra donde mayor inseguridad tiene es en la familia monoparental.

¿Se conocen las consecuencias que ejerce la separación sobre los menores?.

Claro que sí. Un aumento del fracaso escolar, del ingreso en la marginalidad, en el consumo de drogas, en la delincuencia... Según figura en los estudios, los menores que viven en una familia monoparental frente a los que lo hacen con los dos padres tienen 77% más riesgo de sufrir abuso físico; 87% más de sufrir abandono; 74% más de estar faltos de cariño; un 220% más de fracaso escolar; y un 80% de sufrir serios daños físicos.

¿Qué tipo de violencia es la más frecuente en los niños?.

La física, aunque cada vez es más habitual la psicológica a través de lo que se denomina alienación parental. Es decir inculcar en el menor un rechazo hacia su padre y todo su entorno familiar. De esta forma este tipo de violencia también la sufren los abuelos paternos.

¿Y la violencia entre los cónyuges?.

Insisto en que la violencia es algo intrínseco por desgracia al ser humano, pero no tiene nada que ver con el sexo, ya que se sufre en ambas direcciones en un porcentaje de un 60% las mujeres y un 40% los hombres. Lo que sucede es que tiene mayor trascendencia la que se ejerce sobre la mujer que la que recae sobre el hombre. Sin embargo, en el año 2000 hubo 44 esposos que murieron a manos de sus mujeres, en el 99 la cifra fue de 37; en el 98 44 y en 1997 los fallecidos alcanzaron los 40, según los datos del Ministerio del Interior. Esto demuestra que la realidad es muy distinta a la que nos cuentan.

¿Cómo inciden las separaciones en los maltratos?.

Inciden más sobre el hombre, pues es el que soporta más presión al tener que separarse del hijo, al tener que abandonar el hogar y al ver la situación de marginalidad en la que queda, pues le es difícil rehacer su vida dada la situación económica en la que queda al tener que pasar una pensión de por vida a su ex-compañera. Es otro tipo de violencia institucional que padecemos.


"LOS MALOS TRATOS NO SON EXCLUSIVOS DE LAS MUJERES"

Alguien podría pensar que ustedes justifican la violencia doméstica...

Nada más lejos de la realidad. Nos oponemos a toda violencia, pero queremos que la sociedad conozca la realidad sobre este tema y que el legislador tenga una visión clara a la hora elaborar las leyes en materia de separaciones y divorcios, pues estas situaciones son un caldo de cultivo a la violencia. Los malos tratos no son exclusivos de las mujeres. Creemos que si se tuviera en cuenta el informe Iceberg se tendería a la custodia compartida, como ya se ha hecho en Francia, dado el alto nivel de delincuencia que se estaba observando entre los menores que quedaban bajo la custodia de las esposas.

¿De esta forma se reducirían los malos tratos tanto entre cónyuges como los que sufren los menores?.

Indudablemente sí, pues los padres estarían menos presionados psicológicamente al poder disfrutar, aunque sea de forma compartida, de la custodia de sus hijos. Esta violencia psicológica se traduce a la larga en violencia física hacia las mujeres, en suicidios, etc. Hay que recordar que según el Instituto Nacional de Estadística se contabilizan 78 suicidios de hombres separados frente a 38 mujeres. Por otro lado, la custodia compartida supondría, como demuestra nuestro informe, una menor violencia de los padres hacia los hijos y también una mejor integración de éstos en la sociedad.

              Para más información:   http://es.reocities.com/apfs_burgos 

        En versión impresa ,ocupa toda la página 8.          

                                  www.diariopalentino.es  

                                               "Informe Iceberg"