Podredumbres.

Enfermedades fisiológicas.

Enfermedades parasitarias

Exceso de agua. (podredumbre)

Falta de agua.

La cochinilla aérea o algodonosa

Proliferación de hongos en semillero

Falta de luz

Cochinillas de raíz

 

Quemaduras por exceso de sol

Arañas rojas. (ácaros)

 

Quemaduras por frío

Pulgones

 

Quemaduras por otra causa

Hormigas

Bibliografía.

Desgarres.

 

Enfermedades en los cactus.

Podredumbres

Se deben en su mayoría al descuido y de que se presenten ciertas condiciones favorables, como el exceso de agua o humedad, así como de la presencia de esporas de hongos u otros microorganismos.

Enfermedad

Causa

Síntomas

Curación

Prevención

Notas.

Exceso de agua. (podredumbre)

Se genera un trastorno fisiológico de la planta, y esto se traduce en el debilitamiento y posible apertura a enfermedades de parásitos, o criptogamicas.

La podredumbre inicia con el crecimiento de hongos y microorganismos que a su vez pueden contagiar plantas aledañas.

Es tal vez la causa mas frecuente de mortandad entre los cactus, quienes están habituados a un medio seco y suelen crecer en suelos que drenan muy bien.

Síntomas de un exceso de riego en la planta (podredumbre).

* reducción del sistema radicular, la planta es menos estable en su maceta.

* posible hinchamiento y luego ablandamiento al apretarla entre dos dedos.

* podredumbre: generalmente suele iniciar desde abajo y sube poco a poco por la planta. La planta se torna amarillenta, u oscura, y continua este proceso, no se ve crecimiento una vez iniciada.

* Si los tallos tuberosos están blandos y al picárseles ligeramente con una punta sale un agua colorienta, y se desgarra el tallo, se va desprendiendo la planta de su raíz, ya que se va destruyendo el tejido de la planta..

Generalmente es un daño irreparable que consumirá toda la planta.

si aun no ha avanzado sobre la parte que sobresale de la superficie, puede intentarse un corte que salvara la planta, esto solo en partes no afectadas ni descoloradas. Las cuales deberán se tratadas con un fungicida. Y posteriormente se les puede enraizar.

Ver. Cuadro.

Usar una buena mezcla que drene bien, siempre mantener el riego al mínimo, en caso de duda sobre regar o no, sobre todo en días que a veces llueve o cambia el clima, No regar.

Remover las plantas que estén enfermas.

Consejo: A menos que se trate de una planta importante, o que tenga posibilidades de salvarse como un cactus que luego pueda enraizar.

Lo mejor es aprender de estos errores para no repetirlos, puede uno ir anotando todo el caso en un libretita, tal cual empezó, cuales fueron los síntomas en dicha especie, conjeturas, etc. Para tener un registro y ante caso de dudad prevenir.

La tierra deberá ser desechada y si se vuelve a usar la maceta esta deberá ser esterilizada.

Si la planta forma parte de un arreglo, lo mejor es observar a las otras plantas en busca de síntomas, ya que estas enfermedades se dispersan rápidamente.

Transplantar aquellas que se vean sanas.

Proliferación de hongos en semillero.

El calor y la humedad presente en un semillero, propician el crecimiento de esporas presentes.

Las plántulas y el sustrato se cubren de una pelusilla blanca, las plántulas se tornas oscuras y luego mueren.

Dejar Airear y que la superficie del sustrato se seque completamente.

Destruir las plantas afectadas.

Antes de la siembra, como en la propagación asexual, se deben desinfectar tanto las semillas, como el sustrato y los utensilios que se van a usar.

Una vez germinadas las semillas, es imposible realizar un transplante de las plántulas sin los riesgos que acarrearía su muerte, por ello, lo mejor es que una vez germinadas las semillas, se elimine la humedad prolongada, y se empiecen a espaciar los riegos.

           

Enfermedades fisiológicas.

No hay una causa por parte de otro organismo, sino por un trastorno fisiológico de la planta, y esto se traduce en el debilitamiento y posible apertura a enfermedades de parásitos, o criptogamicas.

Falta de agua.

Mas que una enfermedad es un trastorno que si bien es lento, finalmente puede acarrear la muerte de la planta, sobre todo en periodo vegetativo, cuando por desconocimiento se le deja morir y secar a la planta.

La señal más clara de cuando un cactus necesita agua, es cuando este se ablanda ligeramente y lo hace poco a poco, sin descolorarse, su tallo generalmente se sumerge, y suelen aparecerle líneas (como arrugas) sobre la base del mismo. No tiene el sustrato húmedo, ha estado haciendo calor, o simplemente ya tiene tiempo que no se le riega.

De manera avanzada, la planta disminuye de tamaño, la parte aérea se contrae, deja de crecer, y en caso extremo se seca.

El ligero marchitamiento es Común en periodo de reposo.

Si la planta de encuentra en periodo de reposo, unas cuantas cucharadas de agua son suficientes, de preferencia hacerlo cuando el clima se recupere un poco.

Hay especies sobre todo de raíces muy tuberosas donde es un proceso normal, que se recuperara cuando inicie el periodo vegetativo.

En el periodo vegetativo, se da de manera mucho más rápida, hasta secarse en cuantas semanas, lo mejor en todo caso es regar la planta generosamente hasta que chorreé la maceta, o bien por poner la maceta sobre un recipiente con agua y esperar +- 20 min.

Sobre todo en las mañanas.

Lo mejor es llevar un registro de cada especie, y de cuando le toca su riego.

Recordar que en periodo vegetativo los cactus necesitan mas agua.

NO regar de poco en poco, es mejor regar en este periodo mucho cada cierto tiempo.

Falta de luz

La mayoría de las plantas suculentas en su medio natural están expuestas a grandes cantidades de luz y sol, por ello su vida se ha adaptado completamente a un medio en que la luz es cuantiosa.

La falta de luz, se debe en su mayor parte a plantas mal ubicadas, o bajo la sombra.

La falta de luz favorece un crecimiento excesivo, pero irregular, la planta se alarga, esto por exceso de hormonas.

La planta se torna de un aspecto verde claro, debido a que se le limita la asimilación de clorofila, para la cual es necesaria la luz. La planta entonces se inclina hacia la fuente de luz más cercana.

Estos tejidos tiernos, son muchos más blandos y por ello sensibles a un ataque parasitario.

Tornar la planta a una posición soleada, aunque tener cuidado de que no se le cambie drásticamente, ya que los tejidos acostumbrados a la sombra, pueden sufrir quemaduras graves, cosa que no pasa a las plantas ya adaptadas a la luz. Por ello irla cambiando en diferentes lugares cada vez, más luminosos.

Tener las plantas siempre con los requerimientos de luz adecuados, si se tienen en una casa. La mayor luz se obtiene enfrente de la misma, y esta disminuye hacia todas las esquinas de la casa.

La mejor posición son las ventanas orientadas al sur, en menor grado las del Este y Oeste, y las ventanas hacia el Norte solamente para cactus epífitos y plantas que gustan de semisombra.

Es natural que las plantas en invierno toleren niveles más bajos de luz.

Cuando las falta de luz se debe al clima local, o la orientación de la ventana, generalmente se les puede proveer la luz complementaria a las plantas a través de lamparas de luz azul en la gama de ondas de 436 nanómetros y luz roja de 630 nanómetros, ya que ambas gamas son importantes para la fotosíntesis.

- la lampara ha de poseer un reflector para que la luz sólo beneficie a las plantas.

- Respetar la distancia mínima indicada.

- Las bombillas incandescentes son inadecuadas debido a su carencia de luz azul.

Quemaduras por exceso de sol

Los cactos toleran bien grandes cantidades de luz y calor, directamente del sol, pero así mismo exigen una constante circulación de aire.

Un cacto no soporta el excesivo calor acumulado tras una ventana en pleno sol, donde las macetas (sobre todo las de plástico) se sobrecalientan, hasta 60°C.

Así mismo un cacto que ha permanecido con poco sol, tras el invierno, o un ejemplar nuevo, no puede ser expuesto drásticamente a tanto sol.

Manchas verdes pálidas a principio que mas tarde se hacen pardas endurecen.

Igualmente las raíces a ser sometidas a demasiado calor, se queman y mueren, esto sobre todo cuando se riega la planta al medio día, y se le expone directamente al sol. Tras esto la planta es mucho más sensible a perder su sistema radicular, o podrirse.

Otro síntoma de estrés a causa de calor sol, aunque no letal es la pigmentación de la planta por un tono morado, común en los invernaderos.

La zona de crecimiento también es afectada por un exceso de sol, tal que el cacto deja de crecer, incluso la zona meristemática puede ser quemada.

Reubicar la planta inmediatamente a una zona donde no dé el sol tras una ventana, o demasiado, esperar a que se registre algún nuevo crecimiento y reanudar el riego.

No colocar los cactus nuevos tras la ventana expuestos a los rayos del sol, hasta que estén habituados, esto puede hacerse cubriendo parte de la ventana con papel blanco del semitransparente. Proteger igualmente del uso de macetas negras de plástico, o en su caso cubiertas con algún papel blanco para que no se sobrecalienten.

Los cactus que han pasado a la sombra durante grandes periodos de tiempo deben ser acostumbrados igualmente.

Tener los cactus con sol, pero en la medida de su ventilación (tener las ventanas abiertas, etc.) ya que un ambiente viciado y de polvo es oportuno para ataques de parásitos.

Quemaduras por frío

La temperatura minimas que pueden soportar los cactos depende mucho de la especie, y de su habitat en la naturaleza, por lo tanto no es raro que cactos de montaña soporten temperaturas aun bajo cero grados. Temperaturas bajas en invierno incluso suelen ser necesarias para un éxito en la flracion.

Las plantas de temperaturas calidas, expuestas a descensos de la tempertaura por tiempo prolongado.

Son colapsos del tejido, en dieferentes areas, El colapso puede ser total, de modo que la planta muera.

Aunado a una humedad prolongada, la planta puede morir a causa de una pudricion.

Incrementar la temperatura, de manera que la planta no colpase.

Tambien se puede cortar cuando no es grave partes de tejido afectado, como hijuelos, etc.

Tener a la planta en seco y mas calor. Ya sea en un interior o protegiendola.

Una planta que permanece todo el tiempo en los interiores de una casa o un departamento, raramente presentara estos problemas. Si los inviernos son muy crudos conviene tenerlas cerca del radiador, o en todo caso inducirlas al reposo invernal.

Las plantas en el exterior deben ser especies tolerantes al frio, de manera que los cambios inesperados no les afecten del todo.

Dependiendo de donde viva, el mejor lugar para tener cactos son los invernaderos e interiores, si se desea un jardin al aire libre, se tienen que consultar los minimos requeridos para cada espcie.

Quemaduras por otra causa

         

Desgarres.

Los cactus que sufren desgarres de la corteza, generalmente han sido obligados a crecer demasiado, en poco tiempo, a hincharse a un ritmo en el que la corteza no puede abarcar tal volumen en lo necesario.

Especialmente son propensas ciertas especies, como Lophophora y Gymnocalycium, pero también los son otras especies de raíces tuberosas, que suelen hincharse en la presencia de agua, y que al haber estado muy deshidratadas y compactas se ven forzadas a retener la humedad y almacenar rápidamente agua en sus tejidos.

La corteza del cactus sufre rupturas a manera de cortadas ya sea de un lado, o de varios lados, estas cortadas o desgarres pueden llegar incluso a ser muy profundos, adentrándose en el tejido de reserva.

Esto generalmente sucede tras los primeros riegos, o cuando se le obliga a la planta crecer demasiado, también son frecuentes los desgarres en injertos.

Otras característica es que las rupturas se dan entre las costillas.

Colocar el cacto en un lugar ventilado, para que las heridas sequen rápidamente y la planta produzca una nueva piel protectora.

Lamentablemente la cicatriz se conservara en la planta, aunque no la llegue a matar.

Tener a las zonas afectadas en aire fresco para evitar la presencia de parásitos.

Lo mejor es tener cuidado con estas especies que suelen retener bastante agua una vez regadas y se suelen dilatar, a finales de la época de reposo o invernal debe írseles acostumbrando al riego poco a poco, de manera de que la epidermis dormida, despierte al crecimiento al mismo ritmo que el resto de la planta.

Generalmente no llegan a matar a la planta, aunque si le dan un aspecto menos agradable.

           
           

Enfermedades parasitarias.

Las plantas crasas son generalmente por parásitos específicos, que son raros en otras plantas, la mayoría de ellos son succionadores.

La cochinilla aérea o algodonosa.

Existen varios tipos de especies, algunas mas difíciles de combatir que otras, pero todas son dañinas a la planta, tienen un ciclo reproductivo de pocas semanas por lo que rápidamente infestan una colección, dañando severamente a la planta incluso llevándola a su muerte en la mayoría de casos cuando no se controlan.

Entre las causas están la infección por parte de nuevas plantas las que ya traen consigo el foco de infección.

O la infección puede radicar en hormigas que se paseen, ya que estas transportan a las cochinillas que a su vez excretan una especie de miel que les sirve de alimento.

Además de que estas cochinillas encuentran su hábitat ideal en condiciones secas y cálidas, como un invernadero o un cuarto de estar. En lugares donde circula poco aire.

Parientes de la famosa grana cochinillas, que se utilizaba antiguamente como medio para obtención de colorante.

Existen varios tipos de especies pero las podemos identificar por rasgos comunes:

Su tamaño varia de1 a 3 mm. Tienen aspecto de pequeños escudos blancos lisos o un poco oscuros, a semejanza de diminutos ciempiés.

Estas cochinillas generalmente forman a sus alrededor zonas parecidas a algodones, donde las hembras guardan a sus crías, generalmente se encuentran en zonas visibles, sobre todo en las aereola y las zonas de crecimiento, suele observarse sobre la planta secreciones como de miel, producidas por estos parásitos. Se puede incluso observar como cochinillas algunas se desplazan.

Además es importante observar que pueden alojarse en el cuello de la planta, entre las piedras de la maceta, sobre todo si están tocan la planta, allí se encuentran escondidas. En la planta Casi siempre se encuentran en la hendidura de las costillas, verrugosidades, o entre el nacimiento de las aereolas.

Si uno las pica con un palillo o una aguja, explotan dejando rastro.

Cuando la planta esta infestada generalmente deja de crecer.

Ver otras imágenes.

* tomadas de la paginas.

http://www.ext.vt.edu/depart ments/entomology/ornamentals/mbugswp.html

http://www.biopol.nl/UK/MealyBugs.htm

Nunca se esta una colección totalmente libre de este problema, pero si se puede controlar la incidencia.

Un remedio si se tiene la paciencia, es el de eliminarlas manualmente, con un palillo envuelto en algodón impregnado en alcohol de quemar. Incluso extrayendo la planta del sustrato si la infección es grave.

Para la mayoría de los casos lo mejor es tratar con un insecticida sistemico de base oleosa.

Ver. Cuadro. En un intervalo de cada dos semanas para erradicar su reproducción.

Si la infección en la parte de crecimiento es grave, será difícil que la planta se recupere sin sufrir daños en esta zona sensible.

Tener cuidado con el crecimiento de hongos sobre los cadáveres de la cochinillas, ya que estos pueden causar una podredumbre o igualmente sobre las secreciones melosas de los parásitos.

Nunca se esta uno libre de estos parásitos, lo mejor es que alguna nueva planta traída a la colección sea puesta en un lugarcito aparte por un tiempo, incluso tratarla con una aplicación de insecticida, como prevención.

Cuando va a comprar una planta, por mejor que esta sea, si presenta alguna señal sospechosa o de algún animal (para eso hay que observarla bien), dejarla, ya que solo traería grandes problemas.

Igualmente cuando se tiene una infestación de hormigas eliminarla.

Existen diversos remedios caseros para ello visita estos links:

http://www.cactus-care.co.uk/

o también. Para mas información:

http://www.biopol.nl/ UK/MealyBugs.htm

También existen métodos naturales como introducir el predador: Cryptolaemus montrouzieri (foto de arriba).

Cochinillas de raíz

Invasión de la tierra por parte de otras plantas, un medio de su dispersión son las hormigas.

El cacto deja de crecer en la época vegetativa, se puede colorear de rojo, y se encoge hasta que muere.

La invasión sólo es visible dentro del sustrato, esto es sacando a la planta de su maceta.

Se detectan como asociaciones en el sustrato y las raíces, su tamaño es de aprox. 1-2 mm. Con forma ovalada y son de color blanco liso.

Se encuentran también en zonas "algodonosas " que son lugares de reproducción.

Debido a su rápida dispersión, eliminar el sustrato, limpiando bien las raíces.

Se les puede sumergir a las raíces en insecticida, y luego dejarlas secar completamente.

Replantar en cactus en un nuevo sustrato.

Posteriormente se sigue con el tratamiento, un par de veces regando con un insecticida sistemático cada dos semanas.

Tratar nuevas plantas adquiridas, con insecticida, esto como prevención.

Si el origen es menos confiable, se le puede sacar de la macetas y chequear manualmente si existen cochinillas de raíz.

A veces se puede también observar su presencia desde el fondo de la maceta.

Eliminar las hormigas que puedan estar presentes en la colección.

Es importante chequear la presencia de estas plagas en el momento de transplante, ya que si la planta esta infestada aunque el sustrato sea nuevo pronto se desarrollara en este.

Arañas rojas. (ácaros)

Surgen fácilmente en ambientes secos y viciados, como los de un interior cerrado.

Las arañas en si son casi imposibles de ver.

Ataca las zonas blandas de las extremidades de los brotes.

La epidermis del cacto se torna pálida y la corteza se cubre de puntos pardo amarillentos que posteriormente forman una superficie pardusca.

Como son animales que gustan de ambientes secos, se les puede pulverizar a las plantas con agua desmineralizada.

A pesar de ello pueden infestar completamente la planta.

Se les puede tratar con acaricidas especiales aunque debido a que requieren un manejo muy cuidadoso, se recomienda su uso en los ejemplares dignos de ser salvados.

tener a las plantas en una constante circulación de aire, sobre todo en los días.

Separa inmediatamente plantas infestadas.

Son parásitos mas comunes en la epoca de verano. Ya que gustan del calor.

Pulgones

Son raros de ver en los cactos.

Por lo general invaden suculentas que tienen hojas en forma de roseta. Como las Echeveria, Aeonium, etc.

Cuyas hojas se marchitan.

Gustan de los ambientes viciados.

Son insectos muy pequeños pero observables, de color verde claro. Y suelen agruparse por colonias.

Suelen infestar toda la planta.

Asimismo pueden invadir los brotes florales de los cactos foliares.

Debido a que excretan una sustancia azucarada, pueden causar el hongo "de pata negra".

Lavar las plantas.

Si la invasión es fuerte se puede pulverizar la planta con jabón liquido diluido.

También se tratan bien con insecticidas sistémicos.

No tener plantas en lugares viciados y llenos de polvo.

Numerosas larvas de crisópodos se alimentan de Pulgones.

* hormigas

 

Aunque en sí no hacen daño a la planta, son importantes dispersores de las cochinillas algodonosas, debido a que a cambio de estas reciben las excreciones mielosas que les sirven a las hormigas de alimento.

     
           

Bibliografia

   

   

Pronto iré ampliando